Publicado el: 17 julio de 2013

Entran con fuerza en España los informes de uso de coches V.O.

Entran con fuerza en España los informes de uso de coches V.O.Los compradores de vehículos de segunda mano cuentan con distintas herramientas para evitar que, una vez adquirido el coche, exista alguna limitación que impida su transferencia (reservas de dominio de empresas financieras), que exista alguna carga, o que la información técnica que se ofrece del vehículo no sea la correcta.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ofrece, desde su página web o desde las distintas Jefaturas Provinciales de Tráfico, la posibilidad de solicitar un informe en el que se refleja si existe alguna carga o gravamen en el vehículo, la vigencia de la ITV o del seguro, y el tipo de vehículo declarado. Para solicitar este informe se debe contar con la autorización firmada del propietario y abonar las tasas correspondientes, que ascienden a 8,10€.

Además de la DGT, empresas como la norteamericana CARFAX van más allá y ofrecen información adicional en sus informes. Así, se recoge la información de matriculación, si el vehículo ha sido declarado como desguazado o robado, lecturas de kilometraje si han sido declaradas, resultado de las inspecciones técnicas, edad del vehículo basada en la fecha de primera matriculación o el número de propietarios. En este caso no es necesario que el vehículo proceda de España, ya que CARFAX cuenta con información procedente de 15 países europeos. Esta empresa comercializa sus informes por un importe de 9,99€.