Inicio / Curiosidades / Las rotondas holandesas llegan a España para proteger a los ciclistas y peatones
rotondas-holandesas

Las rotondas holandesas llegan a España para proteger a los ciclistas y peatones

Las rotondas holandesas son un tipo de glorietas muy comunes en otros países con mayor tradición ciclista como Países Bajos, Bélgica, Francia o Reino Unido, y han llegado recientemente a España con el objetivo de garantizar la fluidez del tráfico y evitar posibles accidentes viales.

Este tipo de glorietas contemplan la inclusión de un carril bici segregado en la parte exterior de la misma que se encuentra señalizado y que sirve para dar prioridad, en todo momento, a los ciclistas que circulan por él.

Esta medida se lleva a cabo debido a que, de acuerdo con datos de la DGT, las glorietas son puntos especialmente sensibles a la hora de registrar accidentes, algo que se produce, en la mayoría de las ocasiones, porque los conductores no saben usarlas correctamente. Así, un total de 45.000 siniestros tuvieron lugar entre 2015 y 2019 en glorietas, en los que 317 personas fallecieron y 58.500 resultaron heridas, según estadísticas recogidas por Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Los peatones y los ciclistas son considerados usuarios vulnerables de las vías. De hecho, datos oficiales muestran que durante el 2022 han fallecido 118 peatones y 42 ciclistas en las carreteras españolas.

Cómo conducir en una rotonda holandesa

Si un vehículo toma una rotonda de estas características y quiere salir de la misma, lo hará como en las glorietas habituales, aunque con la excepción de que, si una bicicleta circula en ese momento por el carril bici, el vehículo deberá ceder el paso antes de salir de la misma. Con ello, se quiere evitar los frecuentes atropellos de ciclistas que se registran en las rotondas convencionales.

A la hora de entrar en una rotonda, se deberá respetar la preferencia de paso, por lo que los vehículos que circulan por ella tienen la prioridad. En una glorieta se circula por la derecha y se abandona el carril por este mismo carril derecho, por lo que desde el carril interior no se puede abandonar la glorieta.

Además, alrededor de las rotondas holandesas también se distinguen unos pasos de peatones especialmente señalizados para proteger también a los usuarios más vulnerables que, en este caso, serán los que tendrán la mayor prioridad sobre el resto, por lo que también las bicicletas estarán obligadas a cederles el paso.

Por ello, las nuevas rotondas holandesas recogen la particularidad de que los peatones y ciclistas serán prioritarios en la circulación general, ya sea al entrar o salir de ellas. Este ordenamiento de circulación específico busca protegerlos porque son los más vulnerables en los accidentes, ya que, tal y como reflejan las estadísticas, sufren en las glorietas una buena parte de los accidentes registrados por este tipo de vehículos.

Bilbao, Logroño y Sevilla, los primeros en acogerlas en España

Bilbao, Logroño y Sevilla son las primeras ciudades españolas que han puesto en funcionamiento estas rotondas holandesas, disponiendo de este tipo de construcción dentro de su término municipal.

Aunque son más caras de construir que las rotondas convencionales usadas en España, el uso de la bicicleta y de otros medios como el patinete eléctrico, ha provocado que algunos ayuntamientos de nuestro país hayan apostado por este tipo de intersecciones y avanzar, así, hacia un nuevo modelo de movilidad.

Sin embargo, su estreno no ha estado exento de polémica, ya que muchos conductores no saben aún cómo circular por ellas y su objetivo principal, el de proteger a los ciclistas, no queda muy claro, ya que el desconocimiento de muchos conductores puede llevar a confusión o, incluso, provocar algún accidente, que es precisamente lo que se quiere evitar.

 

Te puede interesar

E-Fuel

E-Fuel, ¿el combustible del futuro?

El carburante sintético se posiciona como una alternativa factible para alcanzar la movilidad sostenible La …