Inicio / Curiosidades / Mecánica / ¿Qué pasa si ponemos el aceite equivocado en el coche?

¿Qué pasa si ponemos el aceite equivocado en el coche?

Hay vehículos que circulan con un nivel más bajo de aceite del recomendado. En ocasiones porque el motor “consume” más lubricante del razonable, en otras porque nos retrasamos a la hora de hacer la revisión. Pero también porque puede haber fugas y toca rellenar regularmente. ¿Qué pasa si ponemos el aceite equivocado en el coche o si mezclamos aceites diferentes?

 

El aceite tiene un papel fundamental en el motor del vehículo térmico, de gasolina o de diésel. Sin él éste se griparía. Existen varios motivos por los que podemos tener un nivel más bajo. Por un lado, por un consumo desproporcionado del motor, por otro, por un retraso a la hora de hacer la revisión recomendada. También porque el vehículo, generalmente de cierta antigüedad, tenga fugas, vaya perdiéndolo y haya que reponerlo. ¿Qué pasa si ponemos un aceite diferente al recomendado o mezclamos dos diferentes?

En primer lugar, tenemos que comprobar el nivel del aceite. Es de las operaciones más sencillas que existen. Basta con introducir la varilla en el conducto específico para ver si el nivel está por debajo del recomendado. Siempre en llano y con el motor en frío.

El nivel del aceite óptimo tiene que ubicarse entre las dos marcas de la varilla. Si está por debajo, hay que rellenarlo urgentemente. Si te has pasado de los kilómetros recomendados probablemente esté además demasiado sucio y habría que cambiarlo -al igual que el filtro-. De no hacerlo, éste se irá degradando y sus propiedades irán reduciéndose. Y teniendo en cuenta que el aceite es el encargado de lubricar todas las partes móviles del motor nos jugamos mucho.

Y para ello deberemos elegir el que nos recomienda el constructor del vehículo, dato que podemos comprobar en el manual del propietario. También muchos fabricantes de lubricantes van a facilitarte esta información.  Cada lubricante tiene unas características diferentes  y se adecua mejor a unos motores mejores que otros.

Cada lubricante lleva en su envase un código que hace referencia a sus especificaciones. Así, los números responden a la viscosidad o espesor del aceite, aspectos que están inversamente relacionados con la temperatura. Es decir, a más calor menos espesor y viceversa. Si tenemos un aceite, 10W40, los dos dígitos que preceden a la W (Winter) indican el grado de viscosidad en frío -grado 10-, mientras que los dos dígitos posteriores muestran el mismo indicador, pero en calor.

Y si mezclamos 

¿Qué pasa si mezclamos un aceite con otro? No es recomendable mezclarlos en ningún caso. Aunque ambos cumplan las mismas normas de certificación que lo permitan. Porque cada lubricante tiene sus propia química y aditivos. Ahora bien, en caso de emergencia, y cuando tenemos cercano un cambio de aceite, se puede hacer si ambos tienen el mismo índice de viscosidad.

Si mezclas aceite de distinto índice de viscosidad se cumplirán las inferiores. Y si mezclas aceites, mejor mezclar lubircantes de la misma marca porque tienen la misma base pero con distintos aditivos. Por otro lado, tampoco se debe mezclar un aceite sintético con uno mineral. Perderá propiedades y el aceite no cumplirá su función.

 

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …