Inicio / Reportajes / Automóvil / Cómo hacer que los neumáticos duren más y mejor
Cómo hacer que los neumáticos duren más y mejor

Cómo hacer que los neumáticos duren más y mejor

Los neumáticos resultan una de las partes más importantes del automóvil en lo que a seguridad se refiere. Al tratarse de la única parte del vehículo que siempre está en contacto con el firme, su mantenimiento adecuado resulta crucial.

Aunque la observación directa de su estado es la mejor herramienta para conocer, por ejemplo, su nivel de desgaste, es importante recurrir a determinados trucos o técnicas para asegurar que su estado sea óptimo durante más tiempo. 

Controlar la presión

Controlar la presión de los neumáticos

El fabricante de los neumáticos es el encargado de recomendar la presión adecuada para cada tipo de neumático, y eso afectará directamente al comportamiento del vehículo. Así, llevar correctamente ajustada esta presión garantizará un desgaste controlado de los neumáticos -si están sobreinflados se desgastarán más rápidamente en la parte central, mientras que si lo están por debajo de lo recomendado, lo harán por los laterales-, pero también disminuirá el riesgo de sufrir reventones, que se producen por el sobrecalentamiento del neumático al circular a alta velocidad con la presión muy baja.

Para evitar todos estos problemas, es necesario revisar la presión de todos los neumáticos al menos una vez al mes, siempre con los neumáticos en frío. Es importante, también, ajustar la presión antes de salir de viaje con mucha carga, ya que es muy habitual necesitar subir la presión, al menos, de las ruedas traseras en esos momentos.

Revisión del paralelo

Es muy frecuente que, con el tiempo, a medida que el coche circula y sus neumáticos se desgastan, se produzcan desajustes en las cotas de dirección y suspensión. Por ello, al cambiar los neumáticos es más que recomendable llevar a cabo el conocido “paralelo” para reajustarlas.  

De esta forma, el conductor se asegura de que el coche mantiene una pisada natural, consiguiendo, a su vez, que el desgaste de los neumáticos sea más regular y el comportamiento, el que debe.

Vigilar el desgaste y el estado

Estado de los neumáticos

Todos los neumáticos cuentan con indicadores de desgaste, que le indican al usuario cuándo es el momento de sustituirlos. Se trata de un pequeño trozo de goma intercalado en algunos de los surcos de la banda de rodadura. Cuando el desgaste del neumático llega a dicha altura, los surcos han alcanzado los 1,6 mm de profundidad, el mínimo exigido por la Ley.

Además, es importante recordar que los neumáticos deben sustituirse siempre que presenten desgastes acusados e irregulares en alguna zona, especialmente si estos se han producido en las partes laterales. También, si presentan algún corte o deformación en los flancos o en la banda de rodadura, síntoma de que la estructura interna puede haberse dañado.

A partir de los cinco años, además, es muy importante revisar el estado. Si son neumáticos que han estado mucho tiempo parados y a la intemperie, la goma que los compone puede haberse deteriorado y, con ello, haber perdido capacidad de agarre. Si este es el caso, es necesario sustituirlos inmediatamente.

Cuidado con los bordillos

A la hora de aparcar, es importante evitar los roces con los bordillos. Si se golpean, es posible dañar el perfil de los neumáticos e, incluso, provocar pellizcos y cortes. Al mismo tiempo, con este tipo de golpes es posible dañar la llanta.

Te puede interesar

30 años de historia del Renault Clio

30 años de historia del Renault Clio

Uno de los modelos sobre los que Renault ha cimentado su popularidad a lo largo …