Inicio / Noticias / Seguridad Vial / Una start-up desarrolla un sistema de amortiguación anti-mareos
Una start-up desarrolla un sistema de amortiguación anti-mareos

Una start-up desarrolla un sistema de amortiguación anti-mareos

La start-up norteamericana ClearMotion ha desarrollado un novedoso sistema de amortiguación que es capaz de absorber prácticamente por completo las vibraciones que se producen por la presencia de baches en la carretera, y que contribuye a suavizar los movimientos del coche y a reducir el riesgo de sufrir mareos durante el viaje.

Contar con unos amortiguadores desgastados o en mal estado contribuye a aumentar el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. Si este dispositivo se encuentra en mal estado, puede llevar a los neumáticos a rebotar en los baches causando importantes pérdidas de tracción y adherencia respecto a la carretera. Además de acortar radicalmente la frenada, los amortiguadores del vehículo también interactúan con distintos componentes del coche para lograr una dirección más segura y confortable, y controlan el paso del vehículo de un lado a otro en curvas, y de adelante hacia atrás en frenadas de emergencia.

Se estima que un amortiguador rinde al 100% entre 30.000 y 40.000 km de media, aunque esta cifra depende del tipo de vehículo, de los hábitos de conducción y del tipo de la vía por la que se circule, ya que los vehículos que circulan principalmente por autopistas y autovías con un firme en mejor estado de mantenimiento sufren menos desgaste que los que se desenvuelven con mayor frecuencia en ámbito urbano.

Para aumentar el grado de absorción de irregularidades de la carretera, contribuyendo a aumentar la seguridad de los pasajeros, pero también para mejorar la habitabilidad a bordo y reducir los riesgos de sufrir mareos, la firma norteamericana ClearMotion ha desarrollado el sistema Activalve.

Este novedoso sistema cuenta con un dispositivo electrohidráulico que se monta en los amortiguadores de las cuatro ruedas, y que absorbe tanto las vibraciones de alta como las de baja frecuencia. Las primeras pruebas de esta tecnología se han llevado a cabo en laboratorio con resultados satisfactorios, por lo que se estima que podría empezar a incorporarse en coches de producción de aquí a dos años.

Uno de los principales objetivos de ClearMotion es equipar ActiValve en el coche autónomo, para así conseguir reducir los riesgos de mareo en aquellos momentos en los que los pasajeros reducen su atención en la carretera, favoreciendo así una experiencia más placentera.

Te puede interesar

ALD Automotive renueva la Certificación ISO 39001 de Seguridad Vial

ALD Automotive ha superado con éxito la revisión del Certificado ISO 39001, una norma internacional …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies