Inicio / Noticias / 7 claves que te interesa conocer sobre los accidentes de tráfico en invierno

7 claves que te interesa conocer sobre los accidentes de tráfico en invierno

En torno a un tercio de los accidentes con víctimas se producen en los meses de invierno. Te damos 7 claves que te interesa conocer sobre los accidentes de tráfico en invierno.

 

A pesar de que se producen menos desplazamientos en invierno, los accidentes de tráfico con víctimas en los meses invernales suponen casi un tercio de la siniestralidad de todo el año. La falta de luz, las bajas temperaturas y los fenómenos climatológicos adversos hacen que el riesgo de siniestro aumente. Especialmente en las carreteras convencionales, que son donde más accidentalidad hay todo el año y las que tienen más falta de mantenimiento. Te damos 7 claves que te interesa conocer sobre los accidentes de tráfico en invierno.

 

Menor cantidad de luz, más sueño y más accidentes

La menor cantidad de horas de luz de los meses invernales hace que se produzcan más accidentes y de mayor gravedad. Según las últimas estadísticas de la DGT, entre noviembre y febrero de 2021 se produjeron el 40 por ciento de los accidentes y de las víctimas en horas nocturnas de todo el año. Conducir sin luz exige más concentración, hace que descienda nuestra atención y se incremente la somnolencia. También que nos cansemos antes.

 

Viento fuerte, gran enemigo.

El viento fuerte es uno de los factores meteorológicos adversos más peligrosos. Según los datos de la DGT, estuvo presente en el 20 por ciento de los accidentes con víctimas en carreteras y en el 14 por ciento en zonas urbanas.

Aunque suele ser racheado es fundamental saber de dónde viene. Nos ayudaremos de las mangas presentes en carreteras y autovías, y si no de árboles u objetos móviles que rodean la carretera para conocer su intensidad y dirección. El adelantamiento a los camiones es un momento especialmente peligroso, por lo que tendrás que agarrar con fuerza el volante y rectificar si pierdes la trayectoria.

 

Lluvia, cuidado con la llovizna

La lluvia es el fenómeno atmosférico más habitual. Fue responsable de casi 4.500 accidentes con víctimas mortales en zona urbana e interurbana en 2021, según la DGT. Y lo llamativo es que las cifras más altas no se producen con la lluvia fuerte, sino con la llovizna. En gran parte porque los conductores se confían.

La lluvia reduce la visibilidad y reduce la adherencia del vehículo. Cuando la pérdida de adherencia es total, los neumáticos dejan de estar en contacto con el asfalto, debido a la capa de agua que hay entre éste y la banda de rodadura. Es el llamado aquaplaning. En estos casos es recomendable mantener la calma, sujetar el volante con firmeza, dejar de acelerar y no frenar hasta recuperar la tracción.

Con lluvia, al igual que cuando conducimos con otros factores adversos, dejar más distancia de seguridad es clave.

 

Niebla, más fatiga

Otro de los fenómenos atmosféricos que más accidentes genera es la niebla. Estuvo presente en más de 5.700 accidentes con víctimas en 2021. Encontrarse niebla en invierno es muy habitual, especialmente en los márgenes de los ríos. Resulta clave incrementar la distancia de seguridad con el vehículo de delante y conectar todos los elementos para ver y ser vistos -acuérdate de apagar los antinieblas cuando no los necesites-. Y, sobre todo, tener en cuenta que conducir con niebla hace que aumente la fatiga.

 

Carreteras heladas y nevadas

Mucho menos habitual que la lluvia o la niebla es la nieve. Este fenómeno generó en torno a 120 accidentes con víctimas en 2021. Uno de los mayores problemas lo encontramos cuando caen los primeros copos, porque las carreteras se vuelven muy deslizantes.

En invierno, si vas a circular por carreteras nevadas, es fundamental llevar cadenas -o neumáticos de invierno-. Y sobre todo, saber ponerlas. Las de tela son una buena opción para los que no se quieren complicar

El hielo presenta el gran problema de que no es tan visible como la nieve. Los encontramos en zonas sombrías con gran cantidad de humedad. Si nos encontramos una placa de hielo debemos levantar suavemente el pie del acelerador y tratar de controlar la trayectoria con movimientos suaves.

 

Mantenimiento, la clave

Si el mantenimiento del coche es siempre importante, en invierno lo es todavía más. Poder enfrentar las condiciones climatológicas adversas con el coche en buenas condiciones puede ser una seguro de vida. Importante es el sistema de iluminación, para ver y ser vistos. También los neumáticos, único contacto de la calzada con nuestro coche, a los que se exige más en estos meses. Revisar los líquidos y la batería son tareas casi obligatorias. También revisar y cambiar si es necesario los limpiaparabrisas.

 

Neumáticos de invierno o todo tiempo

Desde hace unos años los fabricantes de neumáticos ofrecen los llamados todo tiempo. Se trata de una buena alternativa a los neumáticos de invierno para países como el nuestro. Por su diseño y composición tienen prácticamente las mismas prestaciones que los neumáticos de invierno, pero presentan la ventaja que no se degradan cuando el termómetro sube de los 8º. Están preparados, según los fabricantes para soportar las misma temperaturas que los de verano.

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …