Inicio / Noticias / ¿Conoces los tipos de rotonda y cómo circular por ellas?
¿Conoces los tipos de rotonda y cómo circular por ellas?

¿Conoces los tipos de rotonda y cómo circular por ellas?

ALD Automotive repasa las glorietas más habituales que pueden encontrarse los conductores en las carreteras y recuerda cuál es la manera más segura para acceder y salir de ellas.

Las carreteras de nuestro país, ya sean vías urbanas, periurbanas o interurbanas, están repletas de intersecciones; unas de las más características, por su reglamento de circulación, son las rotondas o glorietas. En estas intersecciones no se aplica la prioridad genérica de paso a los vehículos de la derecha, sino que tienen prioridad aquellos automóviles que circulan en su interior, por lo que los vehículos que acceden siempre están obligados a ceder el paso, a no ser que haya otros dispositivos que ordenen la circulación de otra manera. 

A pesar de que la prioridad en las rotondas está, a priori, clara, en ellas se producen una gran cantidad de percances, por eso, desde ALD Automotive recuerdan los tipos de rotonda más habituales que pueden encontrase los conductores durante el trayecto y cómo tienen que circular por ellas.

– Convencionales: con una isleta central elevada de, al menos, 4 metros, tiene varios accesos, con entradas abocinadas. Suelen constar con varios carriles, entre 2 y 4. 

– Miniglorieta: con una isleta central inferior a los 4 metros, cuenta con varios accesos que pueden ser o no abocinados. Suelen estar ubicadas en ciudad, por lo que la velocidad está normalmente limitada.

– Dobles: formada por dos rotondas, convencionales o miniglorietas, contiguas o conectadas por un tramo de unión. Normalmente unen dos carreteras paralelas separadas por un obstáculo lineal, como un ferrocarril, o sirve para acondicionar intersecciones separando giros a la izquierda e, incluso, se utiliza para descongestionar glorietas con mucho tráfico porque aumentan su capacidad.

– Turborrotonda: Son unas de las más recientes. En ellas, cada carril lleva a una salida distinta y específica, de manera que guían a los vehículos en su interior.

– Con semáforos: se trata de glorietas normales que se encuentran reguladas por semáforos para acceder a ellas.

– Partidas: aunque no son rotondas propiamente dichas, porque los vehículos no las rodeas, sino que el tráfico pasa de un lado a otro, pues en ellas existen dos tramos, generalmente opuestos, que se conectan directamente a través de la isleta central. A diferencia del resto de glorietas, y salvo señalización, siempre tiene prioridad el vehículo que circula por la derecha.

Una vez los conductores se incorporan a cualquiera de ellas, es importante saber que, siempre que sea posible, hay que circular por el carril exterior, aunque en las rotondas urbanas es mejor circular por el carril que más convenga, en función de si se va a tomar una u otra salida. Los carriles interiores en la mayoría de las glorietas, por tanto, solo deberían servir para adelantar. A la hora de tomar la salida, es obligatorio, como norma general, hacerlo por el carril exterior. Además, los conductores no deben olvidarse de la importancia del uso de los intermitentes para anticipar al resto de vehículos de los cambios de carril o de la salida de la rotonda. 

Te puede interesar

Los coches con etiqueta B no podrán acceder a la ZBE de Barcelona en 2022

Las multas de la ZBE de Barcelona, entre las más caras de Europa

  La zona de bajas emisiones de Barcelona es la tercera de toda Europa en importe …