Inicio / Opinión / El renting, la alternativa sostenible para la movilidad de los años 20
El Renting, la alternativa sostenible para la movilidad de los años 20

El renting, la alternativa sostenible para la movilidad de los años 20

Día Mundial del Medioambiente

La sostenibilidad es uno de los objetivos prioritarios e imperativos de nuestra sociedad,  tanto a nivel particular, como a nivel global. Cada vez son más los compromisos de las administraciones y de las empresas en este sentido, que caminan de la mano para mejorar la calidad del entorno en el que nos movemos. 

Precisamente la movilidad es una de las líneas fundamentales a tratar en lo que a sostenibilidad se refiere, y así lo demuestran las medidas para restringir el acceso de vehículos al centro de las ciudades, o la limitación de la velocidad en entornos urbanos, o la apuesta por nuevos tipos de motorizaciones propulsadas por energías limpias… La hoja de ruta trazada con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, y la Agenda 2030, compromete a la sociedad a trabajar contrarreloj en la asunción de retos para cumplir con los objetivos marcados.

Por eso no es de extrañar que uno de los sectores más comprometidos en este aspecto sea el sector de la automoción y, en concreto, la industria del renting, donde el compromiso con la seguridad vial impulsa flotas a la vanguardia tecnológica y medioambiental, asequibles para todos los públicos. Principalmente por eso el renting se posiciona como motor de la sostenibilidad, consagrando la electromovilidad inteligente como una apuesta del presente y una opción para el futuro.

En efecto, el ADN del sector está marcado por una sensibilidad medioambiental que ha propiciado el compromiso de las flotas y el impulso decidido a la movilidad sostenible. Es, por tanto, una seña de identidad en una industria en la que todas las líneas de trabajo I+D+i están encaminadas a la implementación de una Responsabilidad Social Corporativa que reduzca la huella ecológica y potencie el cuidado del medio ambiente.

Prueba de este compromiso es que en la actualidad, más del 20% de la flota de renting ya es propulsada por energías limpias, de hecho, según la AER, el mercado del renting emite tres gramos de CO2 menos que el resto del parque de automóviles. 

Esta apuesta ecológica se ha convertido en uno de los principales atractivos del renting, pues permite a los conductores acceder a vehículos eléctricos, híbridos o con motores más eficientes sin la necesidad de realizar un desembolso económico importante; una característica propia del renting  que ha propiciado la popularización de esta fórmula de movilidad entre toda la población, ya no solo en el ámbito empresarial, sino también a nivel particular. Este hecho ha contribuido a la expansión del renting en todo su concepto, con la exploración de nuevos servicios y nuevas vías de movilidad más respetuosas con el medio ambiente, acordes a las necesidades y demandas de la sociedad. 

Además del interés por la electromovilidad, se está instaurando un nuevo modelo de movilidad basado en el pago por uso que permite cubrir las necesidades de movilidad de varias personas con un solo automóvil. Se trata de una revolución sin precedentes al garantizar un mayor espacio urbano para los ciudadanos, reduciendo la cantidad de coches que circulan diariamente por las calles, ya que antepone los conceptos de usabilidad y adaptabilidad frente al de propiedad. 

En efecto, el pago por uso, que funciona a través de una app que reserva los trayectos, permite disfrutar de un vehículo solo cuando se necesita. Asimismo, dado que la mayoría de las compañías que ofrecen servicios de pago por uso lo hacen con coches eléctricos o híbridos, este servicio garantiza un aire más limpio y su uso redunda directamente en el cuidado del medioambiente al reducir las emisiones de CO2, además de reducir costes de movilidad de usuarios y empresas.

La sostenibilidad es, por tanto, el gran desafío de la década de los 20, y el sector del renting trabaja especialmente para adaptar las necesidades de los conductores a la sensibilidad ecológica y a los grandes retos medioambientales de nuestro tiempo. Es evidente que todos los pasos nos llevan hacia una electromovilidad inteligente y sostenible, y parece claro que todos los caminos para llegar hasta ella pasan por el renting. 

Sonsoles Martín-Garea, directora de Marketing Relacional, Comunicación Externa y RSC

Te puede interesar

La sostenibilidad en la movilidad

Electromovilidad inteligente, la sostenibilidad que viene

La sostenibilidad es uno de los objetivos prioritarios de nuestra sociedad. En el nuevo escenario, …