Inicio / Noticias / Renting / Renting o leasing. ¿Qué opción conviene más?
renting o leasing ALD

Renting o leasing. ¿Qué opción conviene más?

Tanto el renting como el leasing son dos formas de disfrutar de un vehículo a través del alquiler a largo plazo, y están indicadas para todo tipo de empresas, autónomos y particulares. La principal diferencia reside en que mientras el renting suele ser un contrato de arrendamiento, el del leasing incluye un derecho a compra.

Sin embargo, existen varias particularidades que distinguen ambos conceptos y que hay que conocer antes de establecer el contrato que más se ajuste a las necesidades del cliente, por este motivo, desde ALD Automotive hemos profundizado en una serie de parámetros para conocer todas las diferencias entre los términos renting y leasing.

Normalmente, el leasing se considera una opción futura de compra, por lo que puede plantearse casi como una forma exclusivamente de financiación del vehículo, si bien es cierto que no pasa al activo de la empresa o autónomo a no ser que finalmente se ejecute la compra.

En efecto, la compañía de leasing, que es la propietaria del vehículo, cede la titularidad y el uso del vehículo, así como la administración y la gestión del mismo al cliente a cambio de una renta, que le da opción de comprar el coche a fin del contrato, cuya duración mínima legal es de dos años.

Por su parte, el renting se trata de un alquiler a largo plazo que incluye todos los servicios que implica su uso. En este caso, la compañía, además de ser la propietaria del vehículo, también ostenta la titularidad del mismo, por lo que es la empresa la que se encarga directamente de la administración del automóvil y de su completa gestión en lo que a burocracia, tasas y mantenimiento se refiere. En relación al contrato y, aunque no existen limitaciones legales, la duración máxima normal es de 60 meses.

Aunque por todos estos motivos el renting es más interesante para particulares y el leasing podría estar más indicado para autónomos y empresas, ambas opciones proporcionan a empresas, autónomos y profesionales una serie de ventajas fiscales.

En este sentido, la mayor la diferencia entre el renting y el leasing se refleja en el balance de la empresa; el leasing se contabiliza en los activos del negocio del cliente y el renting, sin embargo, supone un gasto más del ejercicio con repercusión en la cuenta de resultados.

Así las cosas, desde ALD Automotive, garantizamos nuestro compromiso para con el cliente con el fin de proporcionarle el tipo de contrato que mejor se ajuste a sus necesidades del momento y le permita sacar el mejor partido a su vehículo o flota, con el fin de optimizar no solo sus cuentas, sino la gestión de su tiempo y, por tanto, una conducción más segura y eficiente.

Te puede interesar

2019 ALD Renting

¿Qué nos deparará 2019 en el sector del renting?

Cerramos 2018 con unas cifras de récord en el sector del renting. A la espera …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies