Inicio / Noticias / Tesla patenta un novedoso sistema de limpiaparabrisas
Tesla patenta un novedoso sistema de limpiaparabrisas

Tesla patenta un novedoso sistema de limpiaparabrisas

La conocida marca norteamericana Tesla ha registrado una nueva patente de un novedoso sistema de limpiaparabrisas que cubriría toda la superficie de la luna frontal, y que aumentaría notablemente su eficiencia y mejoraría su rendimiento.

El parabrisas es uno de los elementos clave para el buen funcionamiento de los sistemas de asistencia a la conducción y de los inminentes sistemas de conducción autónoma. Ambos utilizan cámaras y sensores que detectan todo lo que ocurre alrededor del vehículo, por lo que requieren una posición desde la que puedan funcionar correctamente.

Habitualmente, hasta ahora, todos estos sistemas se ubicaban en el parabrisas, a la altura del retrovisor delantero. Con la llegada de los techos panorámicos, las cámaras de estos sistemas pueden ubicarse mucho más arriba, pero los limpiaparabrisas no llegarían a limpiar esa zona de forma correcta. 

Los modelos de Tesla generalizaron la presencia de parabrisas más grandes -el Tesla Model X, por ejemplo, tiene el más grande del mundo, conocido como Big Sky-, por lo que han decidido patentar un nuevo sistema de limpiaparabrisas que es capaz de cubrir toda la superficie de la luna, que consume menos electricidad, presenta un menor coeficiente aerodinámico y tiene un menor mantenimiento.

Según la patente presentada por la compañía norteamericana, “en determinadas situaciones, un conductor o las cámaras a bordo de un vehículo (por ejemplo, de conducción asistida y autónoma) requieren un campo de visión libre de lo que hay por delante del vehículo. Los sistemas de limpiaparabrisas convencionales, con varias escobillas de limpiaparabrisas, generalmente tienen un diseño poco refinado y no limpian todo el parabrisas, lo que puede obstaculizar el campo de visión”.

De la misma forma, los motores eléctricos de estos limpiaparabrisas incluyen elementos que generan una fricción que requiere de un gran aporte energético por parte de la batería, y que son susceptibles de desgaste y oxidación, especialmente en ubicaciones con condiciones climáticas adversas.

Por ello, se ha diseñado un mecanismo electromagnético, en el que el brazo del limpiaparabrisas se desliza de forma transversal a lo largo de todo el parabrisas por unos carriles. Este mecanismo se esconde de forma automática cuando no se usa, de tal forma que no afecta al rendimiento aerodinámico del automóvil, pero que permite barrer todo el espacio de la luna, mejorando notablemente la visión del conductor, y facilitando a la vez el óptimo funcionamiento de las cámaras de los sistemas de asistencia a la conducción.

Te puede interesar

Mercedes apuesta por un eléctrico con siete plazas con el EQB

Mercedes apuesta por un eléctrico con siete plazas con el EQB

Mercedes no ha querido permanecer ajena a la tendencia de crear nuevos modelos eléctricos de …