Inicio / Uncategorized / ¿Qué tipos de llantas existen y cuando se deben reparar?

¿Qué tipos de llantas existen y cuando se deben reparar?

Las llantas son un elemento esencial en las ruedas de un vehículo. A continuación, desglosamos que tipos existen y si se pueden o no reparar.

Las Llantas están presentes en cualquier vehículo que posea ruedas desde hace muchos años. Desde siempre han sido una parte del coche que viste mucho, y que da un toque más  deportivo a los vehículos. Pero su función no es meramente estética. También son un elemento que ayuda a la refrigeración del sistema de frenos.

Los principales tipos de llantas que nos encontramos en el mercado son las de acero y las de aleación ligera o aluminio.

Las llantas de acero son más económicas que las de aleación ligera. Este modelo, por el contrario, suele ser más resistente si circula con regularidad por zonas donde es habitual que haya sal en la carretera. Además, se suelen ver menos sucias, por lo que ayudan a dar una sensación de limpieza del vehículo. Por el contrario, las llanas de acero suelen ser menos llamativas, y al ser un diseño cerrado, suelen tener una peor refrigeración para el sistema de frenos.

Por otro lado, tenemos las llantas de aleación ligera. Estas suelen ser más estéticas, y su peso suele ser inferior a las llantas de acero, llegando a pesar 12 kilos menos que el modelo anterior. Sus puntos negativos son su precio, que suele ser más elevado que las anteriores, y que son más delicadas si reciben un golpe, y se hace más complicado arreglarlas. Además, puede sufrir corrosión con mayor facilidad.

 

¿Reparar las llantas es posible?

 

Las llantas de acero suelen ser parte de la rueda, por lo que su reparación es más complicada que las de aluminio, por lo que lo normal es sustituirlas completamente. En el caso de las llantas de aleación ligera, sí que es posible repararlas. Estas, como hemos comentado antes, son más blandas, y por lo tanto suelen sufrir daños de forma más habitual. Los que más nos encontramos son los daños externos por raspones con la acera u otros elementos que nos encontramos al circular. En este caso, si se pueden reparar. Si por el contrario se produce una fisura o un corte interno, siempre es recomendable cambiar por completo esa llanta.

Te puede interesar

Qué debes saber de la nueva Zona de Bajas Emisiones de Plaza Elíptica

  Desde el pasado 22 de diciembre está operativa la nueva Zona de Bajas Emisiones …