Inicio / Opinión / Renting de seminuevos para particulares, clave para la expansión del renting

Renting de seminuevos para particulares, clave para la expansión del renting

Aunque ningún sector ha escapado del efecto Covid-19, y la industria de la automoción se ha visto muy castigada por las restricciones a la movilidad, el renting ha sido una de las líneas de negocio menos perjudicadas por la pandemia. Este sector, aunque a un ritmo más lento de lo que venía siendo la tónica habitual, se ha afianzado en 2020, con un incremento del 4,46% el pasado año, y está experimentando un crecimiento exponencial en 2021: solo en mayo el número de unidades de renting matriculadas ha superado en casi un 5% al número de matriculaciones de mayo de 2019, lo que revela, además de una recuperación, la consolidación y la expansión de este sector.

Es evidente que el renting de vehículos ha llegado para quedarse. Se trata de una forma de movilidad que ha sabido adaptarse a los cambios, a las necesidades y a las demandas de la sociedad en este sentido. Teniendo en cuenta que el concepto de propiedad ha cambiado y que los usuarios se inclinan más por la usabilidad del vehículo, el renting encaja a la perfección en la nueva forma de entender la movilidad.

Todo ello, junto a la flexibilidad que ofrecen las compañías de renting, más aún desde el inicio de la pandemia, ha despertado un mayor interés por esta fórmula de adquisición de vehículos en todos los ámbitos. Fórmulas como ReDrive, un servicio de ALD Automotive enfocado al renting para particulares en el mercado de coches seminuevos, van a ser decisivas en el camino que escojan el renting y la movilidad de cara a los próximos años. En efecto, en el contexto actual el vehículo de renting procedente del mercado de ocasión se postula como una efectiva palanca de liquidez para las familias que va a contribuir decididamente a modernizar el parque automovilístico. En este sentido, cabe destacar que los VO procedentes del renting son mucho menos contaminantes, al tratarse de vehículos de solo 3 o 4 años, frente a la edad media de 11 años de antigüedad del mercado de usados en España.

Así las cosas, ReDrive consiste en un renting de vehículos seminuevos en la que a los seis meses de alquiler el usuario tiene la posibilidad de comprar el vehículo. Es decir, el conductor puede probar el coche durante medio año y luego puede acceder a comprarlo, con el reembolso, además, del 50% de las cuotas de renting.

Los vehículos disponibles en ReDrive, procedentes todos ellos de contratos de renting ya finalizados, cuentan con una información detallada del historial del vehículo, están completamente revisados y vienen acompañados de los servicios y de las ventajas del “todo incluido” de un vehículo de renting: el seguro, el mantenimiento, los cambios de neumáticos, o la asistencia en carretera, entre otros.

Con estas medidas de flexibilidad y ocasión, ALD Automotive proporciona un producto de renting de alto valor añadido para el cliente, que se adapta a las necesidades del momento y permite al usuario particular disfrutar del vehículo sin las obligaciones y preocupaciones de tenerlo en propiedad.

Sin duda alguna, el mercado de particulares es clave en el potencial que tiene el renting en el nuevo escenario. El acceso a vehículos nuevos, con tecnología punta y mayor seguridad sin la necesidad de realizar un gran desembolso económico, se antoja muy atractivo. Prueba de ello es que, a pesar del frenazo económico propiciado por el Covid-19, casi el 10% de las matriculaciones de la flota de ALD Automotive en 2020 han sido para ellos; un porcentaje que se ha mantenido en el primer cuatrimestre de 2021, y que según las previsiones va a incrementarse a lo largo de los próximos meses.

Si a la buena aceptación del renting entre este tipo de usuarios y a la consolidación del sector en el mundo empresarial le añadimos el compromiso de las flotas con la sostenibilidad ambiental, el sector ya tiene establecida la hoja de ruta para este nuevo contexto. La electrificación de la flota y la disminución de emisiones son dos de los objetivos imperativos de la industria y en los que ALD trabaja a través del Plan Move 2025 para liderar el mercado del cambio: solo en lo que va de año un tercio de los vehículos matriculados por la compañía ya tienen etiqueta Eco o Cero, unos datos que, de mantenerse así, cumplirían con su objetivo a 2025, y se acercarían al reto del 50% previsto para 2030.

Esta apuesta del renting por las energías limpias es responsable de que, según datos de la AER, la flota del sector emita tres gramos de CO2 menos que el resto del mercado de automóviles. Además, gracias a la implementación de su plan estratégico, ALD ya ha conseguido que su flota, con 109,98 gramos de CO2 por kilómetro recorrido en 2020, emita incluso 3 gramos de CO2 menos que la media del mercado del renting, 6 gramos menos, por tanto, que el parque automovilístico nacional.

Esta capacidad de adaptación del renting a la nueva realidad, con unos modelos de negocio a la vanguardia tecnológica y medioambiental, y adaptados, con la flota de seminuevos, a la situación económica surgida a raíz de la pandemia, van a propiciar que este 2021 nuestra industria no solo retome el pulso, sino que coja el impulso necesario para su expansión.

 

Antonio Cruz, subdirector general de ALD Automotive

Te puede interesar

El renting: a la vanguardia de la conducción digital y la seguridad vial

El renting: a la vanguardia de la conducción digital y la seguridad vial

En la actualidad, la seguridad vial es uno de los compromisos a nivel global, con …