Inicio / Reportajes / Automóvil / Qué componentes se usan en el sistema de frenos del coche
Sistema de frenos

Qué componentes se usan en el sistema de frenos del coche

Los frenos de cualquier coche resultan uno de los elementos más importantes en su rendimiento. Su misión, detenerlo siempre que sea necesario, hace que sean clave. Sin embargo, aunque su funcionamiento puede aparentar ser sencillo, en su uso intervienen multitud de elementos distintos.

Como el movimiento del coche se produce por medio de las ruedas, parece obvio que para detenerlo podría ser suficiente con anular el propio movimiento de las ruedas, lo que se logra aplicando un esfuerzo que las contenga en su giro.

Una vez que el conductor decide detener el vehículo, pisa el pedal del freno, lo que genera en la bomba una presión de líquido hidráulico que actúa sobre las pinzas de freno. Estas, a su vez, se encargan de aproximar las pastillas a los discos o las zapatas al tambor, transformando la energía cinética que posee todo vehículo en movimiento en energía calorífica, que se expulsa al exterior.

Estos son los principales componentes del sistema de frenos.

Pedal de freno

Es, quizás, el componente más básico del sistema, ya que se trata de una palanca en la que el conductor ejerce la fuerza necesaria para generar presión en la bomba de freno, lo que se transmite a los diferentes componentes del sistema.

Servofreno

Sistema de freno servofreno

Es un mecanismo capaz de aplicar una energía auxiliar que se suma a la que proporciona el usuario en el momento del frenado, con el fin de que su esfuerzo se reduzca a límites aceptables. Así, su principal misión es facilitar la acción de frenado permitiendo que el conductor desarrolle un menor esfuerzo.

¿De dónde proviene esta asistencia? En el caso de los vehículos de gasolina, la depresión necesaria se produce en el colector de admisión, mientras que en los diésel se produce en la bomba de vacío.

Bomba de freno

Bomba de freno

La bomba de freno es uno de los principales dispositivos del sistema de freno hidráulico, ya que es el encargado de generar presión dentro del circuito de frenos.

Este sistema tiene unos orificios de entrada y salida de líquido, un pistón que se mueve en el interior, que lleva un retén que hace estanco el interior del cilindro, empujado por el vástago de unión al pedal de freno.

La bomba, por su parte, incorpora el bote donde se aloja el líquido hidráulico del sistema y el sensor de nivel.

Tuberías o latiguillos

Son las canalizaciones responsables de permitir el paso de líquido de frenos desde la bomba de frenos a los bombines en las ruedas. Están formadas por tramos rígidos, habitualmente fabricados en cobre, acero o latón, y otros flexibles, y la unión se hace mediante racores de empalme.

Pinzas de freno

Frenos, Pinzas de freno

En su interior van situados los conductos por donde se comunica el líquido de frenos a los cilindros, acoplándose un latiguillo y un purgador. El líquido a presión que proviene del circuito de frenos y que entra por el latiguillo desplaza los pistones hacia el exterior, empujando las pastillas de freno sobre el disco, lo que provoca una fricción suficiente para detener su giro.

Pastillas de freno

Pastillas de freno

Se encargan de generar la fricción en el disco de freno para producir la deceleración. En la actualidad, las normas anticontaminación exigen que en su fabricación no se utilice amianto, debido a que es un elemento nocivo para la salud y el medio ambiente.

Discos de freno

Discos de freno

Este dispositivo está formado por un disco de fundición que se une al buje de la rueda o forma parte de él girando de forma solidaria, y constituyendo el elemento móvil del frenado.

Sobre él, y abarcando aproximadamente su quinta parte, va montada la mordaza, en cuyo interior existen unos cilindros sobre los que se desplazan los pistones, uniéndose a estos las pastillas de freno.

Correctores de frenada

Correctores de frenada

También conocidos como limitadores o repartidores de freno, están diseñados interiormente para que cuando el vehículo tenga una mayor carga, dejen pasar más líquido de frenos hacia el circuito trasero para aumentar la presión en las ruedas traseras. De lo contrario, en una frenada más fuerte el vehículo podría desestabilizarse y producirse un derrapaje no controlado.

Cuando el vehículo no va cargado, el elemento repartidor de frenada deja pasar menos líquido, lo que provoca una menor presión, provocando que en la parte trasera se produzca un frenado inferior al de la parte delantera, evitando así que las ruedas se bloqueen.

Líquido de frenos

Líquido de frenos

Es el fluido encargado de transmitir la presión desde la bomba hasta los bombines de las ruedas. Está compuesto por glicol o éter-glicol, mezclado con sustancias protectoras antioxidantes, con una gran capacidad además para absorber la posible humedad que pueda haber en el circuito.

En estos líquidos se suelen utilizar todo tipo de aditivos antioxidantes, anticorrosivos para proteger las cámaras y las tuberías de los bombines, y detergentes tensioactivos que impiden la presencia de sedimentaciones en todo el sistema.

Te puede interesar

¿Son verdad los mitos sobre el repostaje?

El repostaje de nuestro coche es una de las acciones más cotidianas y, al menos …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies