Inicio / Reportajes / Automóvil / Uno de los emblemas de BMW, el Z3, cumple 25 años
Uno de los emblemas de BMW, el Z3, cumple 25 años

Uno de los emblemas de BMW, el Z3, cumple 25 años

En el mundo de la automoción son muchos los modelos que, de una forma o de otra, marcan el devenir de sus marcas. Este es el caso del BMW Z3, un roadster que cumple ahora y que, con casi 300.000 unidades fabricadas, se ha convertido en todo un icono para la marca alemana.

Tal es su categoría de icono que el BMW Z3 puede presumir de haber compartido pantalla con otros míticos modelos al formar parte de la saga de James Bond. El famosísimo agente 007 se ponía al volante de este modelo en Golden Eye, lo que supuso un inmejorable escaparate para el pequeño deportivo alemán, que agotaba en apenas unos días toda su producción anual.

Para entender realmente este éxito, es necesario remontarnos al principio de su historia. La marca bávara planeaba un sustituto para otro modelo mítico, el Z1. Entonces, le encargó al carrocero japonés Joji Nagashima, también padre de otros históricos modelos como el Serie 5 E39 o el Serie 3 E90, que diera rienda a su imaginación.

BMW Z3

El resultado fue un roadster que continuaba con la línea marcada por otros modelos similares de la firma muniquesa: un morro largo, una parte trasera muy corta, voladizos muy reducidos y una posición de conducción muy retrasada, prácticamente a la altura del eje trasero. Nagashima pretendió, con este diseño, “heredar” muchos de los detalles de otro histórico, el BMW 507 de los años 50.

El Z3 llegaba al mercado con los conocidos bloques de cuatro cilindros de 115 y 143 CV, aunque en 1997 la gama crecía con la incorporación del popular seis cilindros de 2,8 litros y 193 CV, y de la versión Z3 Roadster M con el motor de 3,2 litros y 321 CV que compartía con el M3 E36, con lo que el pequeño roadster pasó a ser considerado un deportivo de altas prestaciones de primera línea.

BMW Z3

La sorpresa llegó en 1998 con el lanzamiento de la versión Coupé, con una zaga trasera inspirada directamente en el Serie 3 218 Sportcoupé que se impuso en la Mille Miglia de 1940. Esta versión con techo duro llegaba al mercado -limitado, eso sí, a solo 18.000 unidades- con opciones mecánicas entre los 193 y los 231 CV, así como las versiones M de 321 y 325 CV. Como curiosidad, este modelo se utilizó como coche de seguridad en MotoGP durante la temporada del año 2000.

Coincidiendo con su cuarto aniversario, y con cerca de 170.000 unidades ya vendidas, el Z3 recibía su primera renovación, con una zaga más musculosa, nuevos pilotos traseros y un nuevo frontal que incluía faros con borde cromado. También llegaba un motor de 1,9 litros y 117 CV, el seis cilindros de 2 litros y 150 CV y un seis cilindros de 2,2 litros y 170 CV. El tope de gama, por su parte, lo componía un seis cilindros de 3 litros y 231 CV y la radical versión deportiva M con 325 CV.

Con el final de 2002, la marca alemana ponía en el mercado el nuevo Z4 y daba por finalizada la vida comercial del Z3. Pero su éxito llevó a crear en la planta norteamericana de Spartanburg, en el que se ensamblaron todas sus unidades, un museo dedicado a este histórico modelo. Una visita obligada en cualquier viaje a la región.

Te puede interesar

Citroën Méhari

Así era el Méhari, el peculiar coche playero de Citroën

El Méhari es uno de esos vehículos que llamaron, durante décadas, la atención por su …