Inicio / Reportajes / Automóvil / La importancia de unos neumáticos en buen estado
La importancia de unos neumáticos en buen estado

La importancia de unos neumáticos en buen estado

El mantenimiento y la salud de los neumáticos es crucial en la seguridad vial. Saber cómo cuidarlos, cómo llevar a cabo el mantenimiento periódico y detectar cualquier defecto en ellos puede resultar clave para nuestra seguridad.

El hecho de que los neumáticos sean el único punto de contacto entre el vehículo y el asfalto hace que cobren una importancia capital cuando hablamos de comodidad o de seguridad, tanto para el conductor como para los que le rodean, ya sea en el habitáculo del coche o en la carretera.

Por ello, mantenerlos en buen estado es uno de los aspectos más importantes para preservar la seguridad vial. Basta con seguir unas pautas básicas para no sufrir ningún percance al volante relacionado con unos neumáticos en mal estado.

La presión correcta

Conviene revisar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes. Esta tarea ha de realizarse cuando estén fríos y para llevarla a cabo solo se necesita un manómetro de los que se encuentran en cualquier estación de servicio. Hay que adaptar la presión a la carga del vehículo.

Para ver las presiones recomendadas por el fabricante bastará con consultar una pegatina situada en el interior de la puerta del conductor o de la tapa del depósito de gasolina. La información también figura en el manual de usuario del automóvil.

Comprobar el dibujo

Legalmente no se puede circular con unos neumáticos cuyo dibujo tenga una profundidad inferior a los 1,6 mm. Todos los neumáticos cuentan en el interior de su banda de rodadura con un testigo de desgaste que indica cuándo hay que sustituirlos, es decir, cuando estén al ras del resto de la goma. No obstante, para garantizar el mejor agarre y las máximas prestaciones lo mejor es no circular con una profundidad menor a 3 mm.

Montaje y equilibrado adecuado

El montaje, desmontaje y equilibrado de los neumáticos ha de hacerse por profesionales cualificados y con el material adecuado. En caso de que alguna de estas tareas se haya realizado de manera incorrecta, el conductor notará que la dirección se desvía o que el volante vibra más de lo común. Además, un buen equilibrado previene el desgaste prematuro y ayuda a proteger la suspensión, la dirección y la transmisión del vehículo.

Los nuevos, detrás

Para lograr una eficiencia óptima hay que montar los neumáticos más nuevos en el eje trasero. La razón es que se trata del eje que no está conectado al volante, lo que dificulta el control de su adherencia.

Hacerlo contribuye a tener un mayor control en las frenadas de emergencia y en las curvas cerradas, a reducir el riesgo de perder el control, especialmente en superficies húmedas, y a mejorar la dinámica de conducción, independientemente de si el vehículo es de tracción delantera, de propulsión trasera o 4×4.

Importante evitar el calor

Las altas temperaturas reducen notablemente la vida útil de los neumáticos. En la medida de lo posible, hay que intentar aparcar en lugares en los que no les dé el sol directamente, además de evitar circular en las horas de máximo calor, pues el asfalto podría quemarlos.

Esto ocurre igualmente con los acelerones y frenazos, así como al trazar una curva demasiado deprisa, ya que se les exige mayor esfuerzo de agarre a las gomas.

La edad influye

A partir de los cinco años de edad, los neumáticos comienzan a perder propiedades sin importar su nivel de desgaste. Entre los peligros habituales están la cristalización, que consiste en un endurecimiento y en una pérdida de elasticidad de las gomas, y el agrietamiento.

Las consecuencias más destacadas son el aumento de la distancia de frenado, del consumo de combustible y de las probabilidades de sufrir aquaplaning. Asimismo, no garantizan un buen agarre y se convierten en neumáticos peligrosos para la circulación.

Los peligros del mal estado

Pinchazos: Con la banda de rodadura desgastada o una presión incorrecta es más fácil sufrir un pinchazo.
Reventones: Un neumático con más de seis años, que se pellizque contra un bordillo o con una presión baja puede provocar que la goma explote.
Desllantado: Al tener una presión muy baja el neumático podría deformarse y hacer que la llanta toque el asfalto en las curvas: el riesgo de vuelco es muy alto.

Así funciona el servicio de ALD

ALD Automotive ofrece dentro de la cuota de renting un servicio de cambio de neumáticos. Este servicio garantiza los cambios de neumáticos necesarios para mantener la máxima seguridad del vehículo y el cumplimiento de la legislación vigente en materia de seguridad.

Asimismo, cada vez que se sustituyen los neumáticos, no solo se garantizan las operaciones correspondientes al cambio (válvulas y equilibrado), sino que también se complementa si fuera necesario con la alineación de los ejes. De esta manera, se garantiza un correcto apoyo del neumático sobre el asfalto y una mejor adherencia en la calzada.

En cualquier caso, ALD Automotive prioriza la seguridad de sus conductores por encima de todo y, por este motivo, recurre a neumáticos de primeras marcas como Bridgestone, Michelin, Pirelli, Firestone

ALD Automotive pone a disposición de los conductores una extensa red de servicios especializados para el neumático y un servicio de cita previa para garantizar el stock del neumático en el día, hora y centro indicado y evitar esperas innecesarias.

Te puede interesar

Asistentes de ayuda a la conducción que ayudan menos de lo que deben

Asistentes de ayuda a la conducción… ¿Qué se debería mejorar?

Cada vez son más los vehículos que incluyen, como forma de intentar mejorar la seguridad …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies