Inicio / Reportajes / Automóvil / Qué tener en cuenta antes de usar carriles reversibles
Carriles reversibles

Qué tener en cuenta antes de usar carriles reversibles

Cuando es previsible que se produzca un gran atasco de tráfico en alguna de las operaciones de salida o de entrada de las grandes ciudades, o bien en los fines de semana largos o puentes, la DGT suele habilitar carriles reversibles. Unos carriles que cuentan con normas de circulación específicas.

Para agilizar los atascos que se producen en las grandes ciudades con motivo de los inicios o finales de vacaciones, la DGT se sirve de carriles reversibles que contribuyen directamente a aliviar el tráfico. Estos carriles se establecen en una vía en el sentido contrario al habitual. Su principal finalidad es favorecer la circulación, y para incorporarse a él o abandonarlo se utilizan accesos específicos indicados por los agentes de tráfico.

Para delimitar correctamente estos carriles, se colocan conos naranjas reflectantes, que puedan verse con facilidad por la noche, por lo que realmente no hay una barrera física que separe a los vehículos que circulan por él de los que lo hacen por el carril contrario. Debido a esta cercanía, es necesario cumplir una serie de normas especiales para circular con las máximas garantías.

También existen carriles reversibles en las ciudades, aunque en este caso están representados por unas líneas dobles discontinuas que se ubican a cada lado del carril, así como unos semáforos, que serán los encargados de indicar si el mismo está habilitado o no.

Qué vehículos pueden acceder a los carriles reversibles

Carriles reversibles

No todos los vehículos pueden acceder a los carriles reversibles, sino que solo pueden utilizarlos los turismos y motocicletas. De esta forma, si el usuario conduce un camión, una furgoneta o un vehículo con remolque, deberá permanecer en su carril habitual y no intentar acceder a este tipo de carriles independientemente del estado del tráfico.

Por otro lado, una vez en su interior, es necesario cumplir una serie de normas de circulación especiales para garantizar la seguridad, no solo del propio vehículo, sino también de los del resto de ocupantes de la vía:

  • Luces de cruce. Independientemente del momento del día en el que se acceda a estos carriles reversibles, el usuario siempre deberá llevar encendidas las luces de cruce. Esto también se aplica a aquellos conductores que, circulando por su carril habitual, encuentren un tramo en el que exista uno de estos carriles.
  • Velocidad. En todo momento, la velocidad en este carril estará comprendida entre los 60 y los 80 km/h. En ciudad, la normativa en este sentido cambia, ya que los vehículos que accedan a los carriles reversibles urbanos deberán seguir las normas que estén vigentes en su zona.
  • Permanencia en el carril. Aunque pueda parecer obvio, durante el uso de los carriles reversibles está terminantemente prohibido traspasar sus límites establecidos, ni para detenerse, ni para adelantar a ningún vehículo, independientemente de su velocidad, ni para abandonar el carril.
  • Distancia de seguridad. Debido a que el espacio disponible para poder reaccionar en caso de improvisto es mucho más reducido que en un carril normal, es importante mantener en todo momento una distancia de seguridad superior a la habitual.

Por último, resulta trascendental atender en todo momento a las instrucciones de los agentes de tráfico encargados de señalizar tanto el principio como el final de los carriles reversibles.

Te puede interesar

Coche de segunda mano

Qué tener en cuenta antes de comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche de segunda mano no siempre es algo sencillo. En este proceso hay …