Publicado el: 19 julio de 2017

¿Sabías qué? BMW nació como fabricante de motores para aviones

bmw_motores_intBMW se ha convertido, por méritos propios, en una de las marcas con más trayectoria en el mundo no sólo del automóvil, sino también en el de la competición. Sin embargo, lo que muchos no saben es que la firma muniquesa no nació en el mundo de las cuatro ruedas, sino que hay que buscar sus orígenes en la industria aeronáutica.

Precisamente fue Rapp Motorenwenke GmbH, la compañía que marca los primeros pasos históricos del gigante alemán, en este caso como fabricante de motores de avión. Ya en 1917, la marca cambiará de nombre a Bayerische Motorenwenke, cuya abreviatura, BMW, continúa hasta hoy en día. Su dedicación a la aeronáutica continuaría hasta el Tratado de Versalles de 1919, que ponía fin a la I Guerra Mundial, y que obligaba a la marca a cesar en su producción militar. Ante el riesgo de desaparición, BMW decidió comenzar a desarrollar motocicletas y, posteriormente, vehículos.

De hecho, el primer automóvil de la marca alemana llegaría en 1928, con licencia de Austin Motor Company, que sólo permitía fabricar vehículos compactos. Para encontrar el primer coche de tamaño mediano sería necesario esperar hasta 1933, momento en el que la marca bávara ponía en el mercado el BMW 303.

La dedicación a la fabricación de motores de avión ha llevado, a lo largo de la historia, a pensar que el logotipo de la empresa deriva de las hélices de un aeroplano. Algo a lo que contribuyó decisivamente la imagen utilizada en la portada de una revista de 1929 dedicada a aviones BMW, en la que aparecía el logo sobre las hélices de un avión, interpretando que los colores blancos y azules respondían al movimiento de la hélice. Pero la propia marca ha negado, en reiteradas ocasiones, este hecho, afirmando que estos colores realmente están inspirados en la bandera del Estado Libre de Baviera.