Inicio / Estilo de vida / Medicamentos que más afectan a la conducción

Medicamentos que más afectan a la conducción

Algunos medicamentos, incluidos algunos dispensados sin receta médica, pueden afectar a nuestra capacidad de conducir. Somnolencia, disminución de reflejos, visión borrosa, los efectos secundarios son muchos. Te contamos cuáles son los medicamentos que más afectan a la conducción.

 

¿Sabes si esas pastillas que has comenzado a tomar o  tomas habitualmente para la ansiedad, para la alergia o para las migrañas tienen efectos sobre la conducción? Lo cierto es que son pocos los que se leen los prospectos de los medicamentos y es más importante de lo que parece cuando te vas a poner al volante. Estos son los medicamentos que más afectan a la conducción.

Somnolencia, dificultad para concentrarse o para permanecer alerta, visión borrosa, disminución de reflejos. Así es cómo algunos medicamentos pueden afectar la capacidad para conducir de forma segura. Dentro de los medicamentos que más pueden disminuir la capacidad para conducir destacan los que se utilizan para tratar los trastornos del sueño, la ansiedad, la depresión, la epilepsia, la psicosis, el párkinson, el dolor, las migrañas, la demencia, las alergias, la gripe y el catarro.

Conviene saber que debemos prestar más atención al comienzo del tratamiento o ante un cambio de la dosis. También cuando se toman varios medicamentos a la vez, ya que pueden interactuar entre ellos generando efectos todavía más adversos para la conducción.

 

Medicamentos que más afectan a la conducción

 

Hipnóticos (Medicamentos del sueño): provocan somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción.

Ansiolíticos (Ansiedad): provocan somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción.

Antidepresivo (Depresión): pueden causar nerviosismo, ansiedad, somnolencia, alteración de la coordinación, visión borrosa.

Antigripales y anticatarrales (Gripe y catarro): puede provocar somnolencia.

Analgésicos (Dolor): somnolencia, disminución de la capacidad de concentración y de reacción, mareo.

Antihistamínicos (Alergias): somnolencia, visión borrosa (colirios).

Antimigrañoso (Migrañas): pueden provocar somnolencia, mareos, debilidad.

Antipsicoticos (Psicosis): somnolencia, mareo, agitación, cansancio.

Antiepilépticos (Epilesia): somnolencia, mareos, visión borrosa, fatiga, sensación de debilidad.

Antiparkinsionanos (Párkinson): somnolencia, episodios repentinos de sueño, espasmos, visión borrosa, confusión.

Te puede interesar

Así es el sistema de visión nocturna que trabaja con la pupila del conductor

Reducir los deslumbramientos y mejorar la visión nocturna es el objetivo del último proyecto de …