Inicio / Reportajes / Automóvil / Qué son los sistemas Isofix y Top Tether de las sillas infantiles
Qué son los sistemas Isofix y Top Tether de las sillas infantiles

Qué son los sistemas Isofix y Top Tether de las sillas infantiles

Contar con un sistema de retención infantil adecuado puede contribuir a reducir, aproximadamente, en un 75% las muertes de niños y el 90% de las lesiones graves en caso de accidente. Por este motivo, saber utilizar correctamente sistemas como el Isofix o el Top Tether acaba resultando de vital importancia.

El sistema Isofix es un estándar de anclaje para las sillitas infantiles que, de una forma sencilla y rápida, permite engancharlas a los conectores que llevan los asientos traseros en los coches equipados con este mecanismo.

Se caracteriza principalmente por reducir el recorrido de la cabeza hacia adelante en caso de accidente frontal, lo que evita el conocido efecto latigazo causante de la mayoría de las lesiones cervicales. Además, aporta estabilidad al asiento infantil en caso de impacto lateral.

Isofix es obligatorio, desde 2005, en todos los nuevos modelos de coche homologados en la UE, y desde 2014, para cualquier coche nuevo que se venda en territorio europeo. Su aparición data de 1997, y fue desarrollado por Volkswagen -de hecho, el primer coche en contar con él fue el Volkswagen Golf IV.

El uso del sistema Isofix es sencillo: solo se debe empujar su parte posterior y sus extensiones hacia los anclajes del vehículo. Mediante presión, ambas piezas se engancharán automáticamente, aunque, para hacer más sencillo aún saber si la fijación es correcta, multitud de marcas cuentan con un indicador que muestra un color verde si es así.

Top Tether, el aliado perfecto

Isofix y Top Tether

Si el sistema Isofix resulta importante en la seguridad de los más pequeños, el Top Tether, su complemento, no lo es menos. Se trata de un sistema anti rotación para las sillas infantiles. Este sistema actúa a modo de anclaje para poder sujetarlas al chasis del coche, y es obligatorio en todos los modelos nuevos en Europa a la venta desde febrero de 2013.

Se trata de un sistema que complementa a Isofix, aunque también es posible encontrar sillas que cuenten con Top Tether aunque solo se fijen con el cinturón de seguridad del vehículo.

En este caso, se trata de un sistema similar al de los cinturones de seguridad, con un mosquetón metálico en la parte trasera de la silla, que se puede alargar o encoger en función de la ubicación del punto de anclaje donde se enganche, ya sea en la base del maletero o en la parte trasera del asiento. Además, es válido para las sillitas de grupos 0, 0+ y 1, incluso si las de este último segmento se montan en sentido contrario a la marcha.

Tipos de sillitas: homologación R44

Este tipo de homologación nació en 1982 y, hasta el momento, ha sufrido tres revisiones distintas. Es la homologación más conocida, y clasifica las sillitas según el peso del niño. Así, existen cinco tipos o grupos de sistemas de retención infantil.

  • Grupo 0: de 0 a 9 kg y hasta 10 meses. Se deben colocar en sentido perpendicular a la marcha y, de acuerdo con la DGT, en la plaza central trasera.
  • Grupo 0+: de 0 a 13 kg, y hasta 15-18 meses. Se debe colocar en sentido contrario a la marcha y en los asientos traseros -aunque si, debido a una excepción de las recogidas por la Ley, se tuviera que colocar en el asiento del copiloto, es obligatorio desactivar el airbag-.
  • Grupo 1: de 9 a 18 kg, y de 9 meses a 4 años. Se recomienda su instalación en el sentido contrario a la marcha si la sillita lo permite, por ejemplo, si cuenta con una pata de apoyo.
  • Grupo 2: de 15 a 25 kg, aproximadamente entre los 3 y 7 años.
  • Grupo 3: de 22 a 36 kg, aproximadamente de 7 a 12 años.

Homologación R129 o i.Size

Se trata de una normativa que entró en vigor en el año 20013, y que clasifica las sillitas en función de la altura del niño, aunque también se incluye un límite máximo del peso del menor.

Es una normativa que busca aumentar la seguridad frente a la R44, ya que en este caso se homologa la silla probándola en tres choques: frontal, por alcance y lateral -en la homologación R44 solo se valora un choque frontal y otro por alcance-, y usando dummies que representan de una forma más realista los efectos de un impacto en el cuerpo de los niños.

En este caso, la inmensa mayoría de las sillitas homologadas bajo este estándar incluyen un anclaje Isofix y un tercer punto de apoyo para estabilizar el dispositivo de retención, ya sea una pata de apoyo o un anclaje Top Tether.

Las sillas homologadas con la normativa i-Size obligan a llevar a los niños en sentido contrario a la marcha hasta los 15 meses -la R44, solo hasta los 9 kg-. Entre estas sillitas se encuentran modelos que especifican, en tramos, el tamaño del niño para el que están recomendadas: entre 40 y 80 cm, de 57 a 105 cm, de 80 a 150 cm, etc.

Te puede interesar

Todas las novedades del Salón de Frankfurt

Todas las novedades del Salón de Frankfurt

Si hay una cita ineludible en el calendario del motor en años alternos, esa es …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies