Inicio / Opinión / Bajar los humos
Bajar los humos

Bajar los humos

Javier Cabanas
JAVIER CABANAS. Director de Formación de la Escuela de Conducción de ALD en el Circuito de TEPESA de Brunete, Madrid.

Partiendo de la base de que se están tomando muchas medidas de cara a disminuir la contaminación en el planeta, aún queda mucho camino por recorrer. Primero deberíamos conocer la magnitud del problema.

Sólo en Europa, el 80% de la población vive en ciudades y en el resto del mundo este fenómeno va al alza, y es en este tipo de poblaciones donde la contaminación del aire alcanza niveles más preocupantes. Según la Organización Mundial de la Salud, se calcula que la contaminación ambiental causa anualmente en todo el mundo, de forma directa o indirecta, en torno a 6.500.000 de fallecimientos, siendo el tráfico rodado la principal fuente de contaminación.

Conscientes de este problema e impulsados por el cambio legislativo de los distintos gobiernos, los fabricantes de vehículos llevan años teniendo entre sus objetivos el fabricar vehículos más eficientes y menos contaminantes, marcándose alguna de estas compañías el reto de conseguir a medio plazo que como mínimo todos sus modelos sean de bajas emisiones.

Si echamos la vista atrás, podemos apreciar cuanto se ha avanzado a nivel técnico, 100 vehículos de última generación contaminan lo mismo que un solo coche de la década de los 70. Si bien es cierto que este dato es muy positivo, tampoco hemos de olvidar que el parque automovilístico en nuestro país al principio de esta década era relativamente pequeño, aproximadamente 5.000.000 vehículos, siendo en la actualidad de más de 30.000.000 de unidades. España tiene una asignatura pendiente en cuanto a la edad media del parque, siendo uno de los más antiguos de toda Europa. Esta longevidad de nuestros vehículos repercute muy negativamente en la cantidad de gases contaminantes que se emiten a la atmósfera. Pasadas campañas institucionales, como el plan PIVE, consiguieron rejuvenecer algo la flota de vehículos, pero la edad media de los coches que circulan por nuestras carreteras es de 14 años.

En los últimos años los conductores hemos ido tomando conciencia de la gravedad del problema y cada día aumenta el número de personas y empresas que a la hora de optar por un vehículo u otro, tienen muy en cuenta si son respetuosos con el medio ambiente.
Tecnologías hay muchas; unas más desarrolladas que otras, algunas más efectistas que efectivas, con rendimiento contrastado o con unas expectativas que están por cumplir.
Lo que si es cierto es que los conductores tenemos varias opciones ecológicas cuando vamos a cambiar de coche; eléctricos, híbridos, de combustión con bajas emisiones, de hidrógeno, gas, etc.

A día de hoy los vehículos híbridos, aquellos que combinan un motor eléctrico con otro de combustión tradicional, son los que más ventas acaparan dentro de los vehículos “ecológicos”. Comparado con los vehículos tradicionales, el consumo de combustible es menor y su autonomía no está limitada.

Muchos fabricantes están apostando por los vehículos eléctricos e incluso aseguran que a medio plazo desbancarán a los vehículos dotados de motores de combustión.
Las ventajas de este tipo de vehículos son muchas: no emiten gases contaminantes, no generan contaminación acústica, la recarga es muy económica y la energía eléctrica necesaria para moverlos, también se puede conseguir mediante métodos no contaminantes.

Visto así, todo son ventajas, pero también tienen sus limitaciones. Los modelos de gama media tienen una autonomía limitada, que hace que no sean válidos para trayectos de media distancia o como coche único, siendo su hábitat natural la ciudad.

Otro problema es la insuficiente red de puntos de recarga para vehículos eléctricos. Afortunadamente este problema está en vías de solución, cada vez es más común encontrar puntos de recarga en espacios públicos o que incluso los edificios de nueva construcción dispongan de puntos de recargas en el parking.

Y para aquellos que piensen que este tipo de vehículos son aburridos de conducir, decirles que algunas de sus prestaciones están muy cerca de las de esos deportivos con los que todos hemos soñado en alguna ocasión.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies