Publicado el: 8 junio de 2016

Renault apuesta por el vehículo familiar con el Talisman Sport Tourer

Renault apuesta por el vehículo familiar con el Talisman Sport TourerRenault ha presentado la que será su gran apuesta por el vehículo de carrocería familiar, el nuevo Talisman Sport Tourer, que hereda multitud de detalles de diseño de la versión berlina, con un tamaño similar y una gran amplitud interior.

Creado por Laurens van den Acker, director de Diseño Industrial de Renault, La nueva versión Break mantiene el mismo frontal que en la berlina, con un enorme rombo en la parrilla que, según la firma francesa, muestra el emblema “con más orgullo”. Además, se mantienen la ya característica luz diurna con tecnología led y forma de C, que también aparece en el Mégane.

En su parte trasera es donde aparecen mayores diferencias. Para dar un mayor toque deportivo, el Sport Tourer muestra una leve caída del techo hacia el portón, el auténtico protagonista del conjunto. Destaca, especialmente, el sistema de apertura sin manos, para el que sólo es necesario pasar el pie por debajo del vehículo. Para favorecer su uso incluso en garajes de techo bajo, es posible memorizar la posición de apertura máxima apretando durante 3 segundos el botón que sirve para cerrarlo.

Las principales diferencias llegan en las plazas traseras. Por un lado, por la altura libre al techo, que se incrementa en 3 cm a pesar de que no se ha incrementado el alto del coche. Por otro, en lo que a distancia para las rodillas de los pasajeros, que aumenta en 30 mm gracias al adelgazamiento de la carcasa de los asientos traseros, la nueva “Cover Carving”, que aumenta su resistencia y disminuye su grosor.

Respecto a su capacidad de carga, la nueva versión familiar pierde en cubicaje de su maletero hasta la bandeja, que pasa a ser de 572 litros frente a los 608 de la berlina, que aumentan hasta los 1.000 litros hasta el techo. Su profundidad de carga con las cinco plazas en uso es de 1,12 metros, mientras que si abatimos los asientos, este cubicaje asciende hasta los 1.681 litros y 2,01 metros de profundidad. Para hacer más sencillo el proceso de carga, Renault ha disminuido la altura del umbral de carga, que ahora está a sólo 57 cm del suelo, y ha dotado al maletero de una apertura de 1,07 metros.

El Talisman Sport Tourer incorpora el sistema 4Control de cuatro ruedas motrices, que permite que las ruedas traseras, por debajo de 50 km/h en modo confort, 60 km/h en modo neutro y 80 km/h en modo sport, giren en dirección opuesta a las ruedas delanteras. Por encima de estos márgenes, el tren trasero se mueve en la misma dirección que las ruedas delanteras. La sensación que transmite este sistema, que ya equipa, por ejemplo, el nuevo Mégane, es de agilidad, ya que permite que un coche de casi cinco metros coja las curvas más cerradas como si de un compacto se refiere, aumentando también la sencillez de las maniobras de aparcamiento incluso en huecos pequeños.

Este modelo llega a España con tres motorizaciones de gasóleo y otras dos de gasolina. La opción de acceso del Talisman es el dCi de 110CV; por encima de esta es posible encontrar una variante de 130CV, la más equilibrada, con un consumo de sólo 4.0l/100 km, y que tuvimos la oportunidad de probar por carreteras asturianas; por último, la versión más potente en diésel es la de 160CV, que utiliza un doble turbocompresor.

Respecto a las opciones de gasolina, la más equilibrada es la de 150CV, que homologa unos más que aceptables 5,8l/100 km. Por encima de esta, Renault ha dotado a la gama Talisman con el TCE de 200CV asociado a la caja EDC de 7 relaciones, dirigido a un público más aspiracional, que no desea renunciar al comportamiento deportivo incluso en un vehículo familiar. En este caso, su consumo homologado es el mismo que en la versión de 150CV, con la que también comparte cifra de emisiones, 132 g/km.