Inicio / Noticias / Ecologia / SEAT experimenta con el arroz como material para sus coches
SEAT experimenta con el arroz como material para sus coches

SEAT experimenta con el arroz como material para sus coches

La marca española SEAT ha aprovechado la celebración de la segunda edición del Innovation Day, un evento inspiracional enfocado en reconocer y fomentar el espíritu innovador entre sus empleados, que se encuentra experimentando con nuevos materiales para la fabricación de piezas de sus coches, y entre ellos, el arroz.

A través de un formato híbrido, que combina sesiones y actividades online con otras de carácter presencial, el fabricante ha dado a conocer algunas de las ideas y proyectos en las que se encuentra trabajando, que podrían suponer un avance en el futuro de la industria del automóvil.

Entre ellas, destaca la propuesta de la utilización de cáscaras de arroz para conseguir vehículos con menor presencia de plásticos, para hacerlos así más sostenibles. Este material, que en la marca han denominado Oryzite, es un proyecto piloto basado en economía circular que usa los desechos del arroz en sustitución de plásticos.

SEAT estima que, cada año, se cosechan cerca de 700 millones de toneladas de arroz en el mundo, de las que el 20% se desechan al tratarse de cáscara. Los desarrolladores de la marca de Martorell han puesto su punto de mira en este material para el desarrollo de revestimientos del nuevo SEAT León.

En sus ensayos, han comenzado por modelar algunas partes del coche, como el revestimiento del portón trasero, el doble piso de carga del maletero y el revestimiento del techo utilizando como material base la cáscara de arroz mezclada con poliuretano y polipropileno. El resultado es un material que visualmente no se diferencia del utilizado habitualmente, pero que pesa mucho menos y tiene un impacto menor en lo que a huella de carbono se refiere.

Además del arroz, SEAT también se encuentra experimentando con un nuevo material denominado Ku-Fizz, una tecnología de relleno de espumación física que reduce el peso de las piezas de plástico, mejorando las tecnologías actuales. Esta tecnología consiste en inyectar gas entre las capas de algunas piezas del vehículo, que posteriormente se convierte en espuma. De esta manera, se usa menos plástico y material de inyección, aligerando el peso de esas piezas y reduciendo, al mismo tiempo, su impacto medioambiental, los tiempos de producción y sus costes.

Te puede interesar

Los vehículos eléctricos protagonistas de la movilidad

El 73% de los gestores de flota considera que en 2030 los vehículos para los desplazamientos profesionales serán eléctricos

Según el IX Estudio “Españoles ante la Nueva Movilidad”, el 40% de los profesionales del …