Inicio / Noticias / Volver a la autoescuela… ¿en coche eléctrico?
autoescuela

Volver a la autoescuela… ¿en coche eléctrico?

Las temperaturas suben y anuncian la llegada del verano, con sus días de piscina, de vacaciones, de descanso… salvo para el personal de las autoescuelas, que comienzan su temporada alta.

Aunque las cifras indican que las nuevas generaciones pierden cada vez más interés en sacarse el carnet de conducir  según la DGT, si en 2008 hubo 1,25 millones de nuevos conductores, en 2020 esa cifra apenas pasaba de los 700.000–, el  verano sigue siendo una de las épocas preferidas para hacerlo. La razón principal es que, durante los meses estivales, se dispone de más tiempo gracias a las vacaciones o a las jornadas intensivas que implantan un buen número de compañías. Además, con menos gente y menos coches en la ciudad, las prácticas de conducir suelen ser más tranquilas y las condiciones meteorológicas más amables.

Entre otros factores, las nuevas formas de movilidad, la oferta de transporte público y las múltiples opciones para desplazarse hasta los lugares de trabajo y ocio, sobre todo en contextos urbanos, han hecho que las nuevas generaciones pierdan interés por obtener el permiso de conducir nada más cumplir la mayoría de edad –un estudio elaborado por Uber recogía que, mientras el 81% de los baby boomers tiene carné de conducir, el porcentaje era de un 58% entre los jóvenes de la generación Z–. En un contexto en el que parece que nos dirigimos hacia un futuro electrificado, ¿puede cambiar eso la forma en la que empezamos a conducir?

La electrificación no llega a la autoescuela

La venta de coches híbridos y eléctricos sigue creciendo en España –solo en 2022, se matricularon casi 87.000 vehículos eléctricos, más de 15.000 que el año anterior–, aún siguen siendo minoritarios en las carreteras… y en las autoescuelas.

Actualmente, los alumnos que aprenden a conducir con un coche automático se examinan con un coche de las mismas características y obtienen un carné que les habilita, como es lógico, para manejar solo ese tipo de vehículos. En caso de querer coger el volante de un vehículo manual, tendrían que repetir el proceso y examinarse con uno de ellos, como se establece en el artículo 78 del Reglamento General de Conductores. Dicho de otra forma: puedes conducir un coche automático si te sacas el carné con uno manual, pero no viceversa.

Dado que la gran mayoría de vehículos eléctricos carecen de caja de cambios y de embrague, el alumnado prefiere conducir uno de combustión que sí lo tenga para evitar el perjuicio del doble examen. Eso contribuye a que prácticamente la totalidad de la flota de las autoescuelas –alrededor de un 98%, según los datos manejados por el Gobierno– sea diésel o gasolina. Para darle la vuelta e impulsar el uso del vehículo eléctrico, una de las medidas recogidas en la Estrategia de Seguridad Vial 2030 es fomentar que los exámenes comiencen a realizarse con coches automáticos.

La DGT proponía, en esa línea, eliminar el mencionado artículo 78 y permitir que quien se sacara la licencia con un coche automático pudiera conducir uno manual, atendiendo de paso a una de las históricas reivindicaciones de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), que veían en este punto el principal disuasorio para que los centros de conductores noveles descarbonizasen su parque. En un comunicado, apuntaban a lo llevado a cabo en países como Alemania, Francia o Suiza, donde se ha establecido un protocolo para dar formación sobre la conducción manual a los alumnos que aprenden a llevar vehículos automáticos, dándoles un título que les habilita para ir al volante sin necesidad de examinarse dos veces.

«Esto hecho se ha traducido inmediatamente en un importante incremento del uso de híbridos y eléctricos por parte de los nuevos conductores: gracias a la formación recibida en las autoescuelas han podido familiarizarse con el uso de los puntos de recarga y percibir las ventajas de estos vehículos, que son más sostenibles y seguros, pues consumen mucha menos energía y por lo general van más equipados con dispositivos de ayuda a la conducción que los de gasolina y gasóleo», explicaban en un comunicado.

¿Aprobaría usted ahora el carnet de conducir?

Precisamente el cambio exponencial en materia tecnológica que han vivido los automóviles en los últimos años –y no solo por la electrificación– hace que sea necesario estar en permanente renovación al volante: el coche que hoy sale del concesionario tiene poco que ver con el que le dio «la L» a alguien en los años noventa.

Si a esos salpicaderos con centenares de botones, palancas y pantallas le sumamos los cambios en materia de legislación y seguridad vial, es más que probable que muchos conductores veteranos no pasaran hoy el filtro del examinador. De hecho, la inmensa mayoría no llegarían ni siquiera a tocar el coche: ya en 2009, la DGT lanzaba un estudio que afirmaba con contundencia que el 96% de los conductores suspendería el teórico si hiciera hoy la prueba. Si quieres saber si eres uno de ellos, puedes hacerlo por ejemplo en esta página del RACE.

Aunque nadie vuelve a coger el manual una vez aprobado el examen, es importante mantenerse actualizado en materia normativa pero, sobre todo, en materia de seguridad vial para realizar una conducción eficiente, sostenible y segura. Para ello existen diferentes opciones que pasan por la concienciación y la información, pero también por las propias autoescuelas: muchas de ellas ofrecen cursos de reciclaje que permiten refrescar conocimientos y ponerse al día pero, sobre todo, ayudan a recuperar la confianza a quienes llevan mucho tiempo sin coger el coche.

Ese suele ser el perfil de quienes acuden a este tipo de formaciones, basadas en la práctica, para aquellas personas que, aunque tienen el permiso, no conducen a menudo. En muchas ocasiones, son personas que han desarrollado miedo a conducir –también conocida como amaxofobia, algo que sufre casi un 30% de la población y que, además de problemas para la salud de quienes la padece, entraña riesgos en materia de seguridad vial– y que necesita poder volver a sentirse seguro al volante. Porque no hay edad para sacarse el carnet… pero tampoco para disfrutar del placer de conducir. ¿Y por qué no hacer ambas cosas con un coche eléctrico?

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …