Inicio / Reportajes / Automóvil / 30 años de historia del Renault Clio
30 años de historia del Renault Clio

30 años de historia del Renault Clio

Uno de los modelos sobre los que Renault ha cimentado su popularidad a lo largo de las tres últimas décadas ha sido el Clio. Un modelo llamado a sustituir al todavía más popular R5 que alcanzó casi tanto o más reconocimiento que el modelo del que descendía.

Una de las grandes claves que justifican el tremendo éxito de este modelo es, sin duda, su particular dureza. Tanto es así que incluso hoy siguen viéndose en nuestras calles unidades de sus primeras generaciones. Ya desde su nacimiento quedaron claras sus intenciones: la marca francesa utilizó el lema “joven aunque sobradamente preparado” para definir a un modelo llamado a hacer historia.

Nacido para sustituir al Renault Super Cinco, su línea más agresiva y menos inocente que en el caso del popular modelo francés llamó pronto la atención de las generaciones más jóvenes de conductores de todo el mundo. Tal era esa agresividad en la imagen que se llegó incluso a cambiar el logotipo de Renault que se incorporaba, pasando de un modelo plano con rayas a uno más juvenil con formas tridimensionales y detalles cromados.

Este modelo, además, también pasaba a la historia por ser el primero en romper toda una tradición en lo que a denominación de los modelos se refería, abandonando la numeración y abriendo el camino a posteriores modelos como el Twingo o el Mégane, que llegaba prácticamente al mismo tiempo.

Una primera generación muy robusta

Primera generación Renault Clio

No cabe duda de que el éxito de este modelo se cimentó ya desde la primera generación. Se trataba de un modelo con unas formas redondeadas que, sobre todo, transmitía gran robustez. En su interior, esta sensación se transmitía también desde su salpicadero, por primera vez completo e integrado que abandonaba las aristas de modelos anteriores.

En cuanto a su mecánica, era posible encontrar versiones con motorizaciones tanto gasolina como diésel, que iban desde los 48 hasta los 147 CV. Se comercializaron, hasta el final de su vida comercial en 1998, carrocerías de cuatro y cinco puertas.

Segunda generación novedosa

Segunda generación Renault Clio

Aunque la primera generación había sufrido pequeños cambios estéticos, especialmente en lo que a ópticas y equipamiento (se incorporó, por ejemplo, el airbag), la segunda generación, ya en 1998, llegaba para quedarse durante años. Su nuevo diseño con formas aún más redondeadas (algunos llegaban a hablar de “diseño burbuja”).

Se trató, especialmente, de una generación novedosa, no solo por su diseño, sino por la aparición incluso de una versión sedán denominada Symbol. La marca francesa, además, comenzó a incorporar más ofertas de motorizaciones diésel para intentar satisfacer las demandas del mercado europeo.

Dos nuevas generaciones más continuistas

Tercera generación Renault Clio

Siete años después de la puesta a la venta de la segunda generación llegaba un nuevo lavado de cara, considerado por muchos una de las más conservadoras de la historia de este modelo. El Clio pasó a compartir plataforma con el Nissan Micra y, aunque estéticamente los cambios no eran especialmente patentes, sí lo eran en lo que a seguridad o prestaciones se refiere.

Así, además de la aparición de versiones más deportivas como la RS o la Sport, en la gama del Clio de tercera generación aparece también una carrocería familiar que, bajo la denominación Grand Tour, acaba siendo determinante para que esta generación reciba el premio de Coche del Año de Europa por segunda vez (la primera llegó con su primera generación).

Ya en 2021 llegará la cuarta y penúltima versión de este modelo, caracterizada por buscar unas líneas más cercanas al Mégane, tanto en su interior como en su exterior. En este sentido, la apuesta de la marca francesa se mostraba en su interior, con una importante puesta al día en el apartado multimedia.

Un Clio actual muy equilibrado

Quinta generación Renault Clio

Tres millones de unidades vendidas y treinta años de historia culminan ahora con una nueva generación, la quinta, que parte de la plataforma modular CMF-B que comparte con otros modelos de la Alianza Renault-Mitsubishi-Nissan. Una generación con una clara orientación hacia el confort y la seguridad, y que contará, por primera vez en su historia, con un bloque híbrido que compartirá gama con los propulsores diésel y gasolina de la marca francesa, con potencias entre los 72 y los 130 CV.

Te puede interesar

Citroën Méhari

Así era el Méhari, el peculiar coche playero de Citroën

El Méhari es uno de esos vehículos que llamaron, durante décadas, la atención por su …