Inicio / Noticias / Las multas de tráfico más caras que nos pueden poner

Las multas de tráfico más caras que nos pueden poner

La Ley de Seguridad Vial castiga determinadas actitudes de los conductores de forma muy dura. Estas son las multas de tráfico más caras que nos pueden poner.

 

Las multas de tráfico son calificadas por la Ley de Seguridad Vial como leves, graves y muy graves. Pero algunas actitudes están duramente sancionadas y castigadas con varios miles de euros. Estas son las multas de tráfico más caras que nos pueden poner.

Como norma general, las sanciones leves conllevan una multa de 100 euros, las graves, de 200 y las muy graves, de 500. Ahora bien, hay varias excepciones. Las de velocidad más graves conllevan 600 euros, por ejemplo. No es la única.

 

De 3.000 a 20.000 euros

En todo caso, 20.000 euros es la sanción más elevada que contempla la Ley de Seguridad Vial. Son varias las infracciones que imponen un castigo de entre 3.000 y 20.000 euros, según el artículo 80 de la misma. La gravedad y transcendencia del hecho, los antecedentes del infractor y su condición de reincidente pueden hacer que se aplique el importe más elevado. Estas son las sanciones que se incluyen aquí:

Instalar inhibidores de radar

Se castiga duramente la instalación de inhibidores de radar o cinemómetros en los vehículos “o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico”.

Retirar una señal

Dentro de las infracciones que conllevan este importe figura también realizar en la vía obras sin autorización , así como «la retirada, ocultación, alteración o deterioro de la señalización permanente u ocasional«. Asimismo no instalar señalización de obras o hacerlo incumpliendo la normativa vigente, si se pone en grave riesgo la seguridad vial.

Causar daños a la vía

Otra sanción especialmente castigada tiene que ver con los daños o la alteración de la circulación «debidos a la masa o a las dimensiones del vehículo, cuando se carezca de la correspondiente autorización administrativa o se hayan incumplido las condiciones de la misma». Independientemente de que reparemos el daño causado.

 

Conducir con inhibidor: 6.000 euros

No sólo la instalación, también la conducción. Especialmente está castigado por la Ley es «conducir un vehículo que tenga instalado inhibidores de radares o cinemómetros o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico”.

 

Drogas y alcohol: 1.000 euros

Conducir con presencia de drogas en el organismo o con una tasa de alcohol superior a 0,50 mg/l está castigado con una multa de 1.000 euros. Además, si conduces con una tasa de entre 0,25 y 0,50 -inicialmente penalizado con 500 euros- y has sido sancionado en el año inmediatamente anterior por exceder la tasa de alcohol permitida, también tendrás esta sanción.

 

No identificar al conductor: el triple de la multa

No identificar al conductor estando obligados a ello, se considera infracción muy grave. La multa será del doble de la prevista para la infracción originaria si es leve y del triple si es grave o muy grave. Sin podernos acoger al 50 por ciento de deducción.

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …