Inicio / Noticias / Ecologia / Audi reducirá el consumo de agua en el proceso de fabricación
Audi reducirá el consumo de agua en el proceso de fabricación

Audi reducirá el consumo de agua en el proceso de fabricación

El agua potable es, sin duda, uno de los recursos naturales más valiosos. Por ello, Audi ha incluido su uso responsable y eficiente como parte de su programa medioambiental Mission:Zero.

En la actualidad, cerca de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con acceso regular a agua limpia. Una demanda que, según Naciones Unidas, puede incrementarse en un 55% en el año 2050.

En la industria del automóvil, es, también un bien esencial para los procesos de producción, por ejemplo, en el taller de pintura o a la hora de realizar pruebas de estanqueidad. Por este motivo, Audi se ha propuesto reducir a la mitad su consumo de agua en el proceso de fabricación antes del año 2035.

Según Peter Kössler, director de Producción y Logística de la marca germana, “tenemos como objetivo disminuir drásticamente nuestro consumo de agua dulce y reducir a la mitad el consumo por vehículo producido de cara a 2035. En la medida de lo posible ya usamos agua reciclada que ha sido utilizada y tratada varias veces. Nuestra visión es tener ciclos cerrados de agua en todos nuestros centros de producción”.

Un ejemplo de esta política es la fábrica de Audi en México. Esta planta es el primer centro de producción a nivel mundial en producir vehículos sin generar aguas residuales, algo que lleva haciendo desde 2018. En este caso, una planta de tratamiento biológico, con un sistema de ultrafiltración y ósmosis inversa recoge las aguas residuales, las purifica y devuelve gran parte de las mismas al ciclo de agua de la planta.

La planta de Ingolstadt, por su parte, cuenta con un centro de suministro de servicio desde 2019. En esta planta, la mitad de las aguas residuales que se generan se pueden volver a introducir en el circuito, donde se tratan y preparan para su reutilización. Una instalación fisicoquímica neutraliza los elementos alcalinos y ácidos y elimina los metales pesados, antes de entrar en el biorreactor de membrana, el corazón del centro de suministro de servicio. Las sales presentes se eliminan mediante ósmosis inversa. Todo el proceso consigue ahorrar hasta 300.000 metros cúbicos de agua dulce al año.

Audi utiliza, también, embalses de retención de agua de lluvia en múltiples emplazamientos para cubrir su propia demanda de agua de la forma más eficiente posible. En los próximos años, la marca alemana incrementará el uso del agua de lluvia en todas sus instalaciones.

Te puede interesar

Mercedes apuesta por un eléctrico con siete plazas con el EQB

Mercedes apuesta por un eléctrico con siete plazas con el EQB

Mercedes no ha querido permanecer ajena a la tendencia de crear nuevos modelos eléctricos de …