Publicado el: 19 septiembre de 2017

La importancia de los líquidos del vehículo

liquidos coche_ALD_SMás allá del aceite, o la gasolina, existen una serie de líquidos fundamentales para el correcto funcionamiento del automóvil. Revisarlos periódicamente, comprobar sus niveles y el estado de la pieza que los contiene es esencial de cara a tener el vehículo libre de averías.

ALD Automotive recuerda a los conductores que es importante revisar el estado de los líquidos del vehículo, mantener su nivel óptimo y sustituirlos cuando sea recomendable.

  • El aceite. Éste es el líquido más importante del coche y, por tanto, nunca se debe descuidar su cambo a tiempo, junto con el filtro. El aceite es un líquido que sirve para lubricar las partes metálicas del motor, disminuye la disminuye la fricción en las partes móviles y de esta manera evita el desgaste. De igual manera, enfría el motor y sella espacios para mantener la compresión. El aceite del motor debe cambiarse dependiendo de la durabilidad del líquido utilizado, y normalmente es indicado por el fabricante
  • Aceite de Trasmisiones. Como el aceite del motor, lubrica, refrigera y protege de la corrosión, y también lleva aditivos para mejorar la fricción y evitar el desgaste. Principalmente se centra en todo lo que rodea a la caja de cambios, de ahí que, según se conduzca un tipo de coche u otro – manual o automático-, deberán seguirse distintas pautas, adaptadas a cada vehículo y a cada lubricante. 
  • Anticongelante. Es el encargado de evitar que el agua del circuito de refrigeración se congele y transfiere el calor al exterior evitando que el líquido entre en ebullición, reduciendo la evaporación y protegiendo el circuito de la cavitación. Por ello es vital mantener siempre el nivel de líquido de refrigeración en su nivel justo, incluso en verano y, sobre todo, utilizar líquidos especiales empleados para esta función.
  • Líquido de Frenos y dirección. La principal función de este líquido es transmitir la fuerza ejercida sobre el pedal de freno a las pastillas y/o zapatas, para llegar a detener el vehículo correctamente. Comprobar su nivel es relativamente fácil si localizamos los depósitos correspondientes y se observan las marcas de máximo y mínimo. 
  • Líquido Limpiaparabrisas. Con el fin de mantener una correcta visibilidad es fundamental revisar sus niveles para así, llevar siempre las lunas tanto delanteras como traseras en condiciones óptimas para la conducción.

El mantenimiento del vehículo de los líquidos del vehículo es muy importante, a la par de simple. Con este repaso ofrecido por la compañía de renting y gestión de flotas se puede alargar la vida útil del vehículo, sus componentes y evitar de esta forma averías por el mal estado de estos componentes.