Inicio / Noticias / Qué hacer y qué no para quitar el hielo del parabrisas, 5 claves

Qué hacer y qué no para quitar el hielo del parabrisas, 5 claves

Con la llegada del invierno muchos conductores se enfrentan al hielo cada mañana en el parabrisas y el resto de cristales de su vehículo. Tienes claro qué hacer y qué no para quitar el hielo del parabrisas.

 

Las bajas temperaturas del centro y las zonas montañosas hacen que se forme hielo en las superficies acristaladas del vehículo, especialmente en el parabrisas. Cada mañana muchos conductores tienen que quitarlo para poder conducir. ¿Tienes claro qué hacer y qué no para quitar el hielo del parabrisas?

En todo caso, lo primero que debemos tener más en cuenta a la hora de ponernos a ello es hacerlo de una forma segura para los cristales, especialmente el parabrisas, sin dañarlo. Aunque hay unos métodos más eficaces que otros, requiere paciencia.

 

Qué hacer

Raspado manual. Quitar el hielo a la manera tradicional con una rasqueta de plástico que no dañe la superficie del cristal es una buena opción. Podrá servirnos una tarjeta de plástico. Comienza desde la esquina y baja hacia el centro, moviéndote en líneas rectas para evitar dañar el cristal.

No solo es el cristal parabrisas. En ocasiones los cristales laterales delanteros también necesitan ser despejados de la acumulación del hielo. Necesitarás ver los espejos retrovisores.

Aprovechar el calor del coche. Puede ser útil para acelerar el proceso aprovechar el calor del motor del coche. Por lo tanto, lo arrancaremos conectando las lunetas trasera y delantera -si la tuviera-. Si no, con la función de aire hacia el parabrisas. Pero no muy caliente, porque podría rajar el cristal por el cambio brusco de temperatura.

Emplear alcohol o soluciones comerciales específicas. Para eliminar el hielo del parabrisas se puede recurrir al uso del alcohol, preferiblemente diluido ligeramente en agua. Esto acelerará el proceso de descongelación. También a soluciones comerciales descongelantes para rociar sobre el parabrisas.

Un cartón puede prevenirlo. Un sencillo cartón sujeto con los limpiaparabrisas puede servir para que no se genere hielo.

Tratamiento específico. Una buena opción, apuntan desde Carglass, empresa especializada en reparación y sustitución de parabrisas, es aplicar en el parabrisas un tratamiento específico repelente de líquido e insectos, que además de mantener despejado el parabrisas durante la conducción nocturna y diurna con lluvia, hará que sea más difícil que se forme hielo. Y si este se forma, se retire con más facilidad.

 

Qué no hacer

Iniciar la marcha sin tener despejado el parabrisas y los cristales esperando a que el propio calor generado por el coche vaya deshaciendo el hielo. No puedes conducir aunque sean solo  unos metros sin tener visibilidad.

Activar los limpiaparabrisas antes de despejar el hielo. Esto puede hacer, por un lado, que dañes el motor del mismo e incluso la superficie de las escobillas.

Descongelar con agua caliente o con la calefacción a temperatura elevada. De acuerdo con Carglass, empresa especializada en reparación y sustitución de parabrisas, esto puede dañar seriamente el cristal por el cambio brusco de temperatura provocando su rotura. Y este efecto puede intensificarse si tienes ya un impacto en el mismo.

Rascar el cristal con un elemento cortante o de metal. Quitaremos el hielo pero podemos provocar daños en la superficie del parabrisas.

Emplear sal. La sal no es una buena idea, no solo rallará tu parabrisas sino que puede corroer distintos elementos de tu vehículo.

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …