Inicio / Noticias / Ecologia / ¿Cuánto cuesta cargar un vehículo eléctrico en 2023?
coste

¿Cuánto cuesta cargar un vehículo eléctrico en 2023?

El coste de cargar la batería de un coche eléctrico se calcula multiplicando la capacidad de la misma por el precio de la electricidad en el momento en el que se realice la carga

Teniendo en cuenta el coste actual de la gasolina y el diésel, la inversión en un vehículo eléctrico está en buena consideración. Sin embargo, se trata de una opción que también lleva sus costes. Dado los escasos cargadores públicos que hay en la actualidad, la opción más económica y cómoda para cargar la batería de un eléctrico sigue siendo la carga en casa. Pero, ¿cuánto cuesta realmente cargar un enchufable?

El coste de cargar la batería de un coche eléctrico se calcula multiplicando la capacidad de la batería por el precio de la electricidad en el momento en el que se realice la carga. Lo más probable es que se deba ajustar la potencia contratada de la electricidad en casa si vamos a cargar el coche en un Wallbox.

Si la recarga del coche se realiza desde un enchufe convencional o un cargador en casa, resulta sencillo calcular el coste de recarga. Consistiría en multiplicar el número de kWh consumidos por el vehículo eléctrico por el precio del kilovatio-hora de la factura de electricidad. Por lo que el gasto de la factura dependerá de la cantidad de kilómetros que se realicen al mes y el precio de la electricidad.

Al igual que existen diversas opciones para elegir la estación de recarga, la industria ha creado diferentes tipos de carga, como son, la carga lenta que suele ser la que se realiza en los hogares, la semi-rápida que suele comprenderse entre los 7,2 y los 22 kW y la carga rápida que oscila entre los 40 y los 150 kW. Por ello, las cargas rápidas y ultra rápidas (duraciones entorno a los 30 minutos) que se llevan a cabo serán siempre más caras comparadas con la carga que se realice en una vivienda.

Según datos proporcionados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, sobre el coste de cargar un vehículo eléctrico teniendo en cuenta la marca y el modelo, de media al recorrer 100 kilometros con un eléctrico se gasta 2,53€ si lo cargas en casa, en cambio, si se realiza en postes de carga rápida el precio sería 6,16€.

¿Y si se usan los cargadores públicos?

Por otro lado, si se decide cargar el coche fuera de casa se pueden encontrar gran variedad de posibilidades. Hay puntos de recarga públicos, como pasa en los supermercados o centros comerciales; un tipo de enchufes que tienen un coste que va desde los 20 hasta los 50 céntimos por kWh. Esto se traduce en el pago de entre 10 y 25 euros por cargar un coche con una batería de 50 kWh.

Del mismo modo, existen las electrolineras. El precio por cargar en estos establecimientos el coche puede oscilar desde los 0,15 hasta los 0,79 euros/kWh, según los datos del RACE, teniendo en cuenta la velocidad de los postes, es decir, si son de recarga normal, rápida o ultrarrápida. Así, cargar el mismo coche podría costar entre 7,5 y 39,5 euros.

Ayudas para instalar puntos de recarga en una vivienda

Pero el coste de tener un vehículo eléctrico no es solo lo que se gastará en la carga, también hay que considerar el precio de la instalación del punto de recarga en casa.

Se trata de un proceso que no conlleva una gran dificultad ni muchos trámites. En el caso de que se trate de un parking comunitario se deberá informar a la comunidad de vecinos de la intención de instalarlo y hacer una memoria técnica.

Además, también hay ayudas estatales para cubrir estos costes. Hay tres principales subsidios que permiten reducir el coste de instalación de un punto de recarga en el domicilio particular, tales como:

  • Ámbito fiscal: gracias al Real Decreto-ley 29/2021, se prevé la oportunidad de que las ordenanzas fiscales ajusten la bonificación de hasta el 50% de la cuota íntegra del impuesto de los bienes inmuebles en los que se haya instalado algún punto de recarga, con la condición de que la instalación cuente con la homologación de la Administración correspondiente.
  • Plan Moves III: gracias a este plan la instalación de puntos de recarga cuenta con una ayuda de hasta un 80% del coste subvencionable para particulares, autónomos, las comunidades de vecinos y entidades sin actividad económica. En el caso de entes públicos y empresas con actividad económica, la ayuda llega hasta un 60% de lo subvencionable. Esta ayuda supone una reducción considerable del coste final del proyecto.
  • Subvenciones locales: algunas corporaciones locales ofrecen ayudas económicas específicas para personas físicas domiciliadas en la región en la que instalen puntos de recarga.

Aparte de las ayudas mencionadas anteriormente, en muchos países de Europa la instalación de puntos de recarga se beneficia de un tipo reducido de IVA sobre el suministro e implantación de la estación. Sin embargo, en España, aún no se ha tomado una decisión relacionada con este tema que fomentaría el avance de la movilidad sostenible a nivel nacional.

Te puede interesar

E-Fuel

E-Fuel, ¿el combustible del futuro?

El carburante sintético se posiciona como una alternativa factible para alcanzar la movilidad sostenible La …