Inicio / Curiosidades / 5 claves de las baterías del coche eléctrico del futuro

5 claves de las baterías del coche eléctrico del futuro

Nuevos materiales, nuevas configuraciones, nuevas características, a medida que su desarrollo se acelera, no paran de evolucionar. Te damos 5 claves de las baterías del coche eléctrico del futuro.

 

¿Hacia dónde van a evolucionar las baterías? La investigación de los fabricantes gira en torno a baterías más baratas de producir, que utilicen menos materias primas, más eficientes y que tarden menos en cargar. Estas son las 5 tendencias claves de las baterías de coche eléctrico del futuro.

 

Más baratas

Se imponen nuevas químicas en las baterías que las hacen más baratas, de forma que esto redunda en un precio más bajo del vehículo. Las baterías de LFP (ferrofosfato de litio) se imponen sobre las NMC (níquel, manganeso, cobalto). En China ya son mayoría. VW y Mercedes quieren utilizarlas en sus modelos y Stellantis ha anunciado un acuerdo con el mayor fabricante de baterías del mundo, la china CATL, para emplearlas en sus coches más asequibles. Si bien en los más premium seguirá utilizando las NMC.

La producción de las LFP es un 20 por ciento más barata que las NMC pero una densidad de energía más débil. Y se cargan más lentamente, especialmente en climas fríos. También se está experimentando con batería de iones de sodio, también más baratas de producir.

 

Celdas redondas

Una de las grandes aportaciones de Tesla es el formato de sus celdas. Se trata de celdas redondas, mecánicamente estables y con densidad energética alta. Su punto fuerte es la producción mediante el proceso de bobinado, mucho más eficiente que la producción con celdas prismáticas sólidas, algunos fabricantes han declarado que las van a empezar a emplear. Otro tipo de celdas innovadoras son las adoptadas por BYD, hexagonales que pueden agruparse en paneles.

 

Baterías que ocupan menos espacio

Las baterías de los fabricantes alemanes suelen tener un diseño modular, con una carcasa grande y varias cajas pequeñas que agrupan varias celdas. Son sólidas y seguras pero tienen menos densidad energética que los sistemas adoptados por CATL y BYD. El «Cell to pack» son celdas directamente en la carcasa, reduciendo su espacio, pudiendo aumentar la capacidad con una autonomía entre un 15 y un 20 pro ciento.

Pero BYD da un paso más con la tecnología cell-to-chasis (o cell-to-body). Son celdas integradas en una estructura en el piso del vehículo.

 

Más resistentes a la temperatura alta

Las baterías son muy exigentes en cuanto a su temperatura. Necesita moverse entre los 15 y los 30 grados. Mantener la refrigeración requiere bastante energía. Por eso algunos fabricantes como Tesla trabajan en aumentar constantemente la temperatura máxima permitida de la batería.

 

Velocidad de carga más rápida

La arquitectura de los 800 voltios se va imponiendo. Primero llegó el Porsche Taycan y su gemelo el Audi e-tron. Después llegaron modelos de Hyundai y Kia. Y llegarán más. BMW, BYD, Ford, Mercedes, Nio, Renault/Nissan. Con 800 voltios en lugar de 400, la batería se calienta menos y se carga mucho más rápido.

 

Te puede interesar

vehiculos movilidad reducida

¿Qué ventajas tiene el renting de vehículos adaptados para personas con movilidad reducida?

El renting de este tipo de vehículos facilita el camino hacia una movilidad más autónoma …