Publicado el: 19 octubre de 2016

¿Sabías qué? ¿Por qué los Mercedes de competición son plateados?

¿Sabías qué? ¿Por qué los Mercedes de competición son plateados?Los aficionados a los deportes de motor saben que los vehículos de escuderías Mercedes son tradicionalmente de color plata. Tanto es así que son conocidos habitualmente como las “Flechas de Plata”. Sin embargo, no siempre han sido de este color.

En 1900, el millonario norteamericano Gordon Bennet, dueño del diario New York Herald, creó una competición automovilística, la Copa Gordon Bennet, en la que cada país de los que ya contaba con un club del automóvil –entonces sólo Francia, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Italia y EE.UU.) podía contar con tres coches. Cada uno de ellos, para ser distinguido fácilmente a primera vista, debía estar pintado del color de su país. Así, por ejemplo, los coches franceses debían ser azules, los belgas amarillos, o los alemanes blancos.

Pero en 1934, durante el pesaje de los vehículos antes de un Gran Premio, el Mercedes W25 superó en 1 kg el peso máximo permitido, de 750 kg. El jefe de mecánicos del equipo, Hermann Lang, tomó la decisión de quitar la pintura como forma de aligerar el coche. La carrocería de aluminio, muy irregular, debía contar con una gran cantidad de masilla para recibir el acabado perfecto de pintura. Por ello, decidieron lijarlo por completo, logrando, una vez finalizado, el aspecto que ya ha pasado a la historia, y ganándose, desde entonces, el conocido sobrenombre de “Flechas de Plata”.