Publicado el: 25 agosto de 2017

La velocidad: un factor clave

peque_velocidadCon motivo de la operación retorno, de la vuelta a la rutina y del fin de las vacaciones, las carreteras soportarán mucho más tráfico de lo habitual. El llegar a casa y descansar de tan agotador viaje, puede que sea el deseo de muchos conductores. Sin embargo, a pesar de las ganas, debe tenerse en cuenta que las prisas no son buenas.

Por ello, ALD Automotive con el fin de preservar la seguridad en carretera recuerda que es fundamental tener presente que la velocidad máxima para turismos y motos en autopistas y autovías es de 120 km/h. En carreteras secundarias, dicha velocidad es de 100 km/h o de 90 km/h en función de la anchura del arcén y en vías urbanas la velocidad genérica es de 50 km/h.

Así pues, a continuación, ALD presenta una serie de razones que no deberían olvidarse en cuanto a velocidad y conducción, ya que, cada año más de un millón de conductores circula a velocidades superiores a la permitida:

  • A 120 km/h se necesita una distancia superior a un campo de fútbol para detener el vehículo que conducimos. Esta distancia no solo depende del automóvil sino de las condiciones psicofísicas del conductor.
  • Un aumento del 5% en la velocidad provoca aproximadamente un incremento de entre el 10% y el 20% de pérdida de control del vehículo.
  • Llevar una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los daños en accidentes de tráfico.
  • El exceso de velocidad no solo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

ALD Automotive tiene entre sus prioridades tanto la seguridad vial como la integridad de conductores y viandantes, por esta razón recomienda respetar siempre los límites de velocidad, así como la distancia de seguridad.