Inicio / Noticias / ¿En qué consiste la conducción eficiente?
conduccion eficiente ald

¿En qué consiste la conducción eficiente?

La conducción eficiente es el conjunto de técnicas y hábitos que repercuten favorablemente en el medioambiente, el mantenimiento del propio vehículo, la seguridad vial y el confort de la conducción, cuatro ventajas que despiertan el interés sobre esta tendencia

El del transporte es el sector que más energía consume en España, un 40% del total, así lo informa el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. En cuanto al tipo de vehículo, el turismo representa aproximadamente el 15% de toda la energía final consumida.

Pero, además, el tráfico en carretera es el responsable mayoritario de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, con un 27,8% sobre el total -según un informe del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico -.

Se trata de cifras que evidencian la necesidad de buscar soluciones para reducir los efectos del transporte sobre el medio ambiente, ya que los datos muestran que nuestros vehículos y nuestra forma de conducir suponen una contaminación 3 veces superior a la razonable.

Es allí donde entra en juego la conducción eficiente, un conjunto de técnicas y hábitos en el modo de conducir que ofrece ventajas para:

  • El propietario: reduce los costes de mantenimiento y supone un ahorro económico en el combustible.
  • El medioambiente: reduce la polución, la contaminación por gases de efecto invernadero y supone un ahorro energético a nivel nacional.
  • La seguridad vial: minimiza los errores y descuidos al reducir el estrés durante la conducción, incrementa el tiempo de reacción ante imprevistos en la carretera al basarse en la anticipación y mejora el campo de visión al conservar la distancia de seguridad recomendada.

Consejos para lograr una conducción eficiente

Este método de pilotaje es la suma de distintas técnicas que el conductor puede aplicar en su día a día. Existen múltiples hábitos que se pueden interiorizar para que la próxima vez que estes al volante de tu vehículo cambies las cosas.

En primer lugar, atendiendo a las marchas, lo recomendado es circular en la marcha más larga posible y con el motor a bajas revoluciones. Asimismo, a la hora de realizar un cambio de marcha cuando se está acelerando, hay que tener en cuenta que el motor debe estar entre las 2.000 y las 2.500 revoluciones por minuto -en los vehículos de gasolina- y entre las 1.500 y las 2.000 revoluciones -en los de diésel-. Por otro lado, cuando se está ralentizando la conducción, el cambio se debe realizar lo más tarde posible.

El estilo de conducción debe definirse por la anticipación y previsión, evitando de esta manera movimientos y cambios de velocidad bruscos o repentinos. Es imprescindible que la velocidad sea uniforme, eludiendo posibles frenazos y acelerones bruscos.

Otra técnica a tener en cuenta es el uso de la marcha engranada, que convierte el consumo de combustible virtualmente a cero cuando el vehículo circula a más de 20km/h. Además, durante el descenso de pendientes resulta en un método más seguro que bajar en punto muerto.

Igualmente, existen otros hábitos que se pueden aplicar a nuestros vehículos para mejorar la eficiencia energética de los mismos: mantener las ventanillas subidas, especialmente cuando se circula a altas velocidades; conservar una temperatura interior de entre 23ºC y 24ºC; no superar la carga máxima establecida por el fabricante, repartiendo el peso de manera uniforme; y realizar un mantenimiento preventivo que atienda a la presión de los neumáticos, el diagnóstico del motor y el control de los niveles y filtros.

En conclusión, la conducción eficiente es un pequeño aporte que cada conductor puede hacer para la mejora de la seguridad en nuestras carreteras y el cuidado del planeta.

Te puede interesar

renting coches particulares

Renting para particulares: ¿cuándo es rentable?

Pese a que el canal particular ha ido aumentando su peso en el renting, todavía …