Inicio / Noticias / Ecologia / ALD Automotive analiza el potencial de la movilidad para generar impacto social
impacto-social

ALD Automotive analiza el potencial de la movilidad para generar impacto social

La compañía de renting y gestión de flotas ha realizado el último de los cuatro encuentros que han conformado el I Foro MOVE de Movilidad Sostenible. Bajo el título El impacto social de la nueva movilidad, expertos y profesionales del mundo del motor han  analizado el potencial y la capacidad que tiene la movilidad para generar un impacto social positivo que vaya más allá de lo medioambiental o de la descarbonización.

La sostenibilidad es un asunto complejo e interdependiente, que atraviesa los pilares medioambiental, laboral, tecnológico y social. ¿Cómo conjugar todos ellos en un sector en transformación como el de la movilidad? Ese fue el tema central de El impacto social de la nueva movilidad, la cuarta y última mesa del I Foro de Movilidad Sostenible impulsado por ALD Automotive, en el que se abordaron cuestiones clave para la transformación del sector.

impacto social

Antonio Cruz, subdirector general de ALD, fue el encargado de dar inicio al encuentro recordando que, en un momento como este, lo más importante es definir «qué acciones funcionan y cuáles no» para que los cambios acometidos no se queden en una mera cosmética y tengan un impacto real. En un momento en el que la foto es tan importante para quienes quieren ser sostenibles –y comunicarlo– lograr un impacto verdaderamente transformador es un reto para las compañías. La buena noticia es que, aunque queda mucho por avanzar, están trabajando en ello. «Hace falta voluntad para distinguir acciones concretas de lo que verdaderamente es algo transcendente: una cosa es plantar cien árboles y otra hacer un seguimiento de que, en cinco años, todos siguen ahí», explica Carlota de Paula Coelho, manager en MAS Business.

La ciudadanía, los consumidores, son una gran fuerza tractora para que las compañías intenten generar cada día un mayor impacto positivo. Estas, a su vez, pueden premiar el buen comportamiento de sus clientes. En el caso de las aseguradoras, Fernando Martín, dirección de desarrollo de negocio de grandes cuentas en Caser, habla de incentivar, más que el uso, el buen uso. «Teniendo en cuenta que la prima de seguro puede suponer hasta el 30% del precio de un vehículo de renting, podemos construir sobre ello y animar a conducir de forma más sostenible», ejemplifica.

La regulación como incentivo para la movilidad sostenible

La legislación es otro de los grandes empujes en la transformación de la movilidad. Esta, considerada a veces un palo, también puede ser una zanahoria que incentive a la construcción de un modelo sostenible. «Es precisamente la legislación la que permite que las instituciones den, además de protección a la ciudadanía, soporte a las empresas para mejorar su conocimiento», subraya Juan Luis Antolín, director de comunicación de PONS Mobility

En medio de un tsunami regulatorio y del vaivén incesante de noticias que tienen que ver con la sostenibilidad en todas sus facetas, es muy importante que exista un rigor técnico a la hora de comunicar que despeje dudas y ayude a los consumidores a tomar decisiones. En el caso de los vehículos eléctricos, frente al relato negativo de la falta de infraestructuras, podemos usar datos reales para empujar la transformación. «A finales de 2019, en España había 5.500 puntos de recarga. Ahora, pandemia mediante, hay más de 20.000», cuantifica Rafael del Río, director técnico de Aedive.

La movilidad es solo la punta de lanza

Desmontar falsos mitos es importante, como también lo es contar casos de éxito que den esperanza y que demuestren que la movilidad es la punta de lanza de un sistema con mayor impacto positivo a nivel social, medioambiental, tecnológico y laboral. Es el caso de Revoolt, una start up que ejemplifica que se puede apostar por la descarbonización y el trabajo digno en el sector de la logística. «Al principio nos tachaban de locos por cosas como usar vehículos eléctricos o por tener contratados a nuestros repartidores, ya que la mayoría de empresas como la nuestra funcionaban con riders autónomos», cuenta su CEO, Ángel Sánchez.

Ellos fueron pioneros cuando el viento estaba en contra pero, en el contexto actual, hoy instituciones, compañías y ciudadanos parecen remar a favor y persiguen un objetivo común. «Están ocurriendo cosas que no han ocurrido antes. Los ciudadanos ya no quieren solo compañías que den un servicio perfecto, sino que contribuyan a cambiar las cosas y a generar un impacto positivo en la sociedad y en las personas», concluye Daniel Truran, embajador de B Corp en España. Y es en esa colaboración donde está la potencial clave del éxito.

Se puede leer la crónica completa del encuentro en este enlace. También se puede ver aquí un resumen interactivo con fotografías y vídeos del encuentro.

Te puede interesar

E-Fuel

E-Fuel, ¿el combustible del futuro?

El carburante sintético se posiciona como una alternativa factible para alcanzar la movilidad sostenible La …