Inicio / Reportajes / Automóvil / Cinco modelos todocamino que llegaron demasiado pronto
Cinco todocaminos que llegaron demasiado pronto

Cinco modelos todocamino que llegaron demasiado pronto

El segmento de los todoterreno y todocamino continúa, incluso después de la pandemia, siendo el predominante en el mercado. Muchas marcas centran todos sus esfuerzos de desarrollo en este segmento, con lanzamientos prácticamente continuos. Sin embargo, no todos los modelos desarrollados llegan al mercado, algunos de ellos por ser demasiado avanzados para su tiempo. Hemos elegido cinco de ellos.

Audi Steppenwolf (2000)

Audi Steppenwolf todocamino

La marca alemana aprovechó su presencia en el Salón de París del año 2000 para presentar un concept car que podría resumirse como un A3 vitaminado. Además de heredar muchos de los rasgos de diseño del popular compacto de la marca de Ingolstadt, este modelo también compartía el propulsor gasolina 3.2 V6 que, además del propio A3, montaron el TT o el Volkswagen Beetle RSI.

Como principal innovación, este todocamino estaba dotado de una suspensión neumática que era capaz de modificar la altura de la carrocería en hasta cuatro niveles distintos, además de contar con un sistema de tracción total mediante embrague Haldex. En cierta manera, el Steppenwolf fue el primer acercamiento de Audi a lo que, años más tarde, se convertiría en el Q3.

Volkswagen AAC (2000)

Volkswagen AAC Concept todocamino

Aunque muchos recuerdan el Amarok como la primera incursión de Volkswagen en el segmento todocamino, y especialmente en el de los pick-ups, lo cierto es que una década antes, en el Salón del Automóvil de Detroit del año 2000, la marca alemana presentaba un interesante concept car bajo el nombre Advanced Activity Concept (AAC).

La propia Volkswagen definía este modelo como una combinación de pick-up y berlina de lujo, con una carrocería en la que llamaban la atención sus puertas “suicidas” -hasta ese momento, ningún modelo había utilizado esta solución- y algunos rasgos que anticipaban lo que dos años más tarde sería el Touareg.

Técnicamente, el AAC ofrecía dos bloqueos de diferencial, además de un sistema electrónico capaz de mejorar la tracción actuando directamente sobre los frenos. Aunque su principal aportación al segmento de los todocaminos pasaba por un sistema de suspensión neumática capaz de elevar su carrocería hasta 11 centímetros.

Alfa Romeo Kamal (2003)

Alfa Romeo Kamal

La marca italiana llegaba al Salón de Ginebra de 2003 con una propuesta todocamino bastante arriesgada. El Kamal, a pesar de su llamativo aspecto, nunca llegó a pasar de la fase de prototipo. Se trataba de un modelo que, estéticamente, recordaba mucho al 147, uno de los modelos recientes más populares de la marca.

Este modelo había sido desarrollado en el centro de diseño de Arese, en Italia, a partir de la plataforma de los Alfa Romeo Brera y 159. Mecánicamente, su propuesta pasaba por el mismo propulsor atmosférico de gasolina 3,2 V6 de 250 CV que se montaba en los 156 y 147 GTA.

Volkswagen Concept A (2006)

Volkswagen Concept A

En un momento en el que el segmento estaba comandado por el Toyota RAV4, Volkswagen se propuso lanzar un automóvil que se ubicase en su gama justo por debajo el Touareg. Entonces se estaba trabajando en el lanzamiento del Tiguan (entonces conocido como Golf SUV), por lo que este modelo, presentado en el Salón de Ginebra de 2006, pretendía servir de avanzadilla.

El Concept A estaba propulsado por un motor 1.4 TSI de gasolina, dotado de turbo y compresor, que entregaba 150 CV y que se combinaba con la tracción integral 4Motion.

SEAT Tribu (2007)

SEAT Tribu

SEAT también quiso anticiparse a la tendencia creciente de los todocaminos con el Tribu, que se presentó en el Salón de Frankfurt del año 2007. La primera incursión de la marca española en este segmento estaba diseñada por Luc Donckerwolke, un nombre del que habían dependido creaciones como el Skoda Fabia o el Octavia de primera generación, pero también el Lamborghini Diablo.

Este futurista modelo estaba basado en la misma plataforma que el Volkswagen Golf V, algo muy perceptible especialmente en sus dimensiones. Entonces ya ofrecía tres modos de conducción distintos (Urban, Sport y Freerun), lo que, en cierta medida, contribuía a combinar el carácter urbano con cierta esencia 4×4.

Te puede interesar

Señales de prioridad

Señales de prioridad. Cuáles son y qué significan

Se estima que los conductores solo recuerdan, aproximadamente, el 50% de las señales de tráfico …