Inicio / Coches / Estos son los tres tipos de híbridos (sin enchufe) que existen
Estos son los tres tipos de híbridos (sin enchufe) que existen

Estos son los tres tipos de híbridos (sin enchufe) que existen

Los híbridos eléctricos se clasifican en tres tipos diferentes, en función del camino que sigue la energía en el interior de sus propulsores. Los dos más habituales son el paralelo y el serie-paralelo. El e-Power, por su parte, pertenece a una nueva clase de híbrido, que no se había explorado hasta la fecha. Así funcionan: 

Híbrido paralelo

Existe un motor térmico y otro eléctrico, y ambos pueden accionar directamente las ruedas para mover el coche, de manera que es posible que la potencia llegue al suelo de manera ‘paralela’. Esto es, procedente de dos fuentes simultáneas. Desde el punto de vista mecánico, es el tipo de híbrido más sencillo… y, por eso, es el más extendido. En términos de eficiencia energética, no es una solución ideal porque no permite que el motor térmico pase mucho tiempo funcionando en su zona de máxima eficiencia.

Híbrido serie

En este caso, opuesto al del híbrido paralelo, no existe conexión mecánica entre el motor térmico y las ruedas, de forma que no puede mover al vehículo de manera directa en ningún momento. Su única función es accionar un generador eléctrico que produce la electricidad para alimentar al motor eléctrico, el cual se encarga en solitario de propulsar al coche. Se le denomina serie porque la energía va pasando de un dispositivo al siguiente (motor térmico-generador-batería-motor eléctrico).

La ventaja es que el motor térmico siempre puede funcionar en su zona de máxima eficiencia (y mínimo consumo), ya que no existe una relación directa entre su régimen o la potencia que genera y la velocidad del vehículo. ¿Los inconvenientes? Las pérdidas que se producen al trasvasar la energía y la merma de confort derivada de que el sonido del motor térmico no cuadre con la velocidad del vehículo. 

Híbridos serie-paralelo

Es una combinación de ambos sistemas. Permite elegir si el motor térmico se encarga de generar electricidad, mover al vehículo, o ambos… lo cual implica una mayor complejidad mecánica. De hecho, estos vehículos deben de contar con dos generadores y dos motores eléctricos, en lugar de uno solo (como ocurre en los híbridos paralelos). La principal ventaja de estos sistemas es que ofrecen una eficiencia y consumos excelentes… pero con el sobrecoste asociado al mayor número de elementos mecánicos.

Te puede interesar

Los vehículos autónomos son ya una realidad, y cada vez son más las marcas que se suben al barco de la conducción autónoma

Los coches autónomos serán capaces de entender lo que sienten sus ocupantes

Los vehículos autónomos son ya una realidad, y cada vez son más las marcas que …