Inicio / Reportajes / Automóvil / Cómo funcionan los sistemas de Suspensión Activa Predictiva
Cómo funcionan los sistemas de Suspensión Activa Predictiva

Cómo funcionan los sistemas de Suspensión Activa Predictiva

La suspensión es uno de los componentes más importante en el automóvil. Se trata de la parte del vehículo encargada de soportar todas sus cargas, pero también lograr estabilidad y aportar confort. En los últimos años, además, han aparecido sistemas de suspensión activa predictiva. ¿Qué son y cómo funcionan?

Cualquier sistema de suspensión en el automóvil está compuesto por una serie de elementos elásticos -muelles-, amortiguadores y brazos de suspensión, que se colocan entre la masa suspendida -chasis y carrocería- y la no suspendida -ruedas, ejes y brazos- para que el vehículo siempre mantenga contacto con el firme, independientemente de su estado o tipo.

Por ello, un sistema de suspensión idóneo es aquel en el que su funcionamiento normal produce una o dos oscilaciones por segundo, haciendo que sea lo suficientemente confortable. Hay que tener en cuenta que, según los estudios que llevan a cabo las marcas, más oscilación podría provocar una excitación en el sistema nervioso de sus ocupantes, y si fuera inferior contribuiría a los mareos a bordo.

Así, la principal finalidad de la suspensión es proporcionar estabilidad y seguridad en la marcha, de tal forma que las ruedas se adapten continuamente a la carretera, pero también proporcionar comodidad a los ocupantes durante sus desplazamientos, amortiguando cualquier oscilación que se pueda provocar por las irregularidades de la carretera.

En los últimos años, multitud de marcas han avanzado exponencialmente en lo que a sistemas de seguridad inteligentes, englobados en las siglas ADAS (Sistema Avanzado de Asistencia a la Conducción). Una de las más novedosas, en este sentido, es la Suspensión Activa Predictiva.

¿Qué es la suspensión Activa Predictiva?

Anunciada por Audi para su A8, la berlina de representación de su gama, se trata de una suspensión que es capaz de predecir los baches e irregularidades del terreno, y que adapta cada amortiguador independientemente de cada una de las ruedas.

Este sistema, en concreto, tiene la peculiaridad de que es capaz de jugar con la altura de la carrocería -hasta 8,5 cm aproximadamente- gracias a un sistema de suspensión neumática y a una tecnología denominada Audi Drive Select. Así, es posible seleccionar los modos de conducción, y cuatro motores eléctricos ubicados en cada una de las ruedas, e independientes unos de otros, permiten una gran variedad de regulación en la suspensión.

Al seleccionar el modo Dynamic, se reducen las inclinaciones del coche para comportarse de forma deportiva. Así, si se toma una curva con una aceleración de 1G, el ángulo de balanceo del coche se reduce de los 5 grados del modo normal a los 2 de inclinación en este modo.

En el modo Confort Plus, por su parte, se garantiza que el desplazamiento del vehículo se realiza de forma suave, debido a que la suspensión se coordina con una cámara de vídeo frontal ubicada detrás del espejo retrovisor interior, que identifica las irregularidades del terreno.

Esta cámara informa a la centralita del coche del estado del pavimento, por lo que puede predecir en cada momento qué se van a encontrar las ruedas del vehículo durante su circulación, por lo que puede activar los motores de la suspensión dinámica y adaptarse así a las condiciones que se encuentra.

Aplicaciones para la seguridad

Además de la adaptación de la amortiguación del coche al terreno por el que circula, el Sistema de Suspensión Activa Predictiva también tiene aplicaciones directas en la seguridad de sus ocupantes.

Así, es capaz de reducir la inercia que se producen en las aceleraciones y deceleraciones, lo que provoca que haya una sobrecompensación y que los ocupantes del coche sean empujados ligeramente hacia los asientos y no hacia los cinturones de seguridad.

Además, si se produce un impacto lateral a más de 25 km/h, este sistema eleva de forma automática la carrocería 8 centímetros en el lado del impacto, para que el vehículo absorba mejor la energía del impacto, y para que las cargas en las zonas torácicas y abdominales de los ocupantes se reduzcan considerablemente.

Te puede interesar

Cómo protegerse del coronavirus en coches compartidos

Cómo protegerse del coronavirus en coches compartidos

Ante el importante incremento de casos de coronavirus en España, y ante la previsión de …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies