Inicio / Reportajes / Automóvil / Fusibles del coche: Qué es necesario saber
Qué es necesario saber sobre los fusibles del coche

Fusibles del coche: Qué es necesario saber

Los fusibles son pequeñas piezas que protegen los sistemas eléctricos del coche. Su función básica es fundirse -de ahí el nombre- cuando existe cualquier sobretensión, para evitar que cualquiera de los sistemas vitales puedan verse dañados.

Los fusibles se clasifican en función de los amperios que puedan soportar -eso es lo que significa el número que llevan grabado en ellos-, mientras que los amperios, a su vez, son la unidad de medida de la intensidad de la corriente eléctrica. Así, cuanto más potente sea el elemento a proteger, mayor deberá ser la intensidad que pueda soportar su fusible.

Pero hay que tener en cuenta que, en caso de que se funda, puede indicar una avería lo suficientemente importante como para que no sea suficiente solo con cambiarlo. Por eso, es importante saber dónde localizar la caja de fusible como paso previo a un diagnóstico más exhaustivo.

Cómo son los fusibles

Cómo son los fusibles

Visualmente, los fusibles son pequeñas piezas de metal recubiertas de una cápsula de plástico de colores vivos y llamativos. En su parte superior llevan inscrito un número, que refleja el amperaje que soportan. Así, es posible identificarlos por el color y por su número:

  • Naranjas: 5 amperios. Son los habituales para el sensor de aparcamiento, la alarma del coche o el claxon.
  • Rojos: 10 amperios. Protegen el sistema de alumbrado, el equipo multimedia o el cierre centralizado.
  • Azules: 15 amperios. Dedicados para la bomba de combustible, las luces de freno o los limpiaparabrisas.
  • Amarillos: 20 amperios. Protegen funciones relacionadas con el confort, como el techo solar, el encendedor o los asientos calefactables.
  • Transparentes: 35 amperios. Verdes: 30 amperios. Ámbar: 40 amperios. En todos estos casos, los fusibles se utilizan para proteger el motor de arranque, el climatizador o los elevalunas.

¿Cómo se cambia un fusible?

Cómo se cambia un fusible

El primer paso consiste en encontrar la caja de fusibles, que habitualmente se encuentra bajo el volante, oculta tras el umbral que separa el salpicadero y la puerta del conductor o en algún lugar elevado. Por eso, es importante consultar el manual del vehículo para conocer su ubicación exacta.

Una vez localizada, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Descubrir la caja. Para ello, hay que retirar la tapa de plástico, que habitualmente suele ir encajada a presión.
  • En función del sistema que falle, es necesario localizar el fusible dañado. Aunque es posible guiarse por el libro de usuario, que indica de forma gráfica la ubicación de cada fusible en función del sistema que protege, también es posible ayudarse de una pequeña linterna o fuente de luz y, mediante la observación, buscar cuál se encuentra fundido.
  • Retirarlo. Para ello, se deben utilizar las pinzas especiales que se suelen encontrar en la tapa de plástico que protege la caja.
  • Reemplazarlo. Se debe introducir, con cuidado, el nuevo fusible en el hueco del dañado, y volver a colocar la tapa de plástico de la caja, que sirve como protección.

Preguntas y respuestas sobre los fusibles

Preguntas sobre fusibles
  • ¿Si un fusible se funde, basta con cambiarlo?

Los fusibles no se funden porque sí, sino que esto ocurre cuando se produce un pico de intensidad eléctrica, así que lo más probable es que su rotura implique algún problema eléctrico en el sistema sobre el que actúa dicho fusible. Si es así, es probable que vuelva a romperse en cualquier momento y, si esto ocurre, es importante acudir lo antes posible a un taller especializado en electricidad del automóvil o a un servicio técnico oficial para intentar detectar el fallo y corregirlo antes de que se produzcan daños más importantes.

  • Que se funda un fusible, ¿es señal de una avería grave?

No necesariamente, salvo que si, al cambiar el fusible, vuelve a fundirse nada más cambiarlo. En este caso, puede existir un cortocircuito o una derivación eléctrica que sí puede acabar causando daños importantes al automóvil.

  • ¿Funcionará el sistema sobre el que actúa el fusible si se funde?

No, al romperse el fusible, ese sistema queda inutilizado hasta que se sustituye, tanto el propio sistema como todos los asociados a él. Por eso, resulta importante sustituir el dañado lo antes posible.

  • ¿Es necesario utilizar siempre el amperaje del fusible que se sustituye?

Sí, es importante ceñirse a la recomendación del fabricante del vehículo, ya que un fusible de menor amperaje no protegerá suficientemente al sistema afectado, mientras que uno de mayor amperaje puede provocar una avería grave en todo el sistema. Por ejemplo, al utilizarlo en el motor de arranque, puede quemarse.

  • No llevar fusibles de recambio, ¿es motivo de sanción?

No llevar recambios no es motivo de sanción, aunque sí lo es, por ejemplo, circular sin luces si son necesarias. Por este motivo, es más que recomendable adquirir una caja de fusibles de recambio -suelen venderse en cajas de ocho o diez unidades por un precio que raramente supera un euro- y llevará siempre en el vehículo, junto con las bombillas de repuesto.

Te puede interesar

Los coches más vendidos de las grandes marcas en la historia

Los coches más vendidos de la historia

Muchas de las marcas que permanecen en el mercado actualmente cuentan con modelos superventas que …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies