Inicio / Reportajes / Automóvil / Cómo prevenir las averías mecánicas más frecuentes
Revisión averías

Cómo prevenir las averías mecánicas más frecuentes

A pesar de que el periodo vacacional ya ha concluido, son muchos los conductores que seguirán utilizando su vehículo para llevar a cabo todo tipo de viajes. Por ello, es importante revisar los puntos vitales del automóvil más importantes para evitar averías mecánicas

1- Neumáticos 

Presión ruedas averías

Son el único punto de contacto del coche con la carretera, por lo que resultan clave en la seguridad del vehículo. En este sentido, por muchos sistemas y dispositivos de seguridad que equipe el automóvil, si los neumáticos no ofrecen una adherencia suficiente, existirán importantes riesgos para el usuario. 

A la hora de prevenir averías en la suspensión y en el propio vehículo, revisar el estado de los neumáticos es sencillo y eficaz. De un primer vistazo se debe detectar la posible presencia de bultos o daños aparentes. En este caso, en ningún caso se debe emprender un viaje y sí una visita urgente al taller. 

En cuanto al dibujo y la profundidad, el neumático debe contar con al menos 1,6 mm de dibujo, aunque es recomendable que tenga entre 2 y 3 mm, especialmente si se va a emprender un viaje largo –bajo condiciones de alta temperatura, los neumáticos se desgastan mucho más rápido-. 

2- Luces 

La iluminación es tremendamente importante para ver y que nos vean en carretera. Aunque no se tenga previsto viajar de noche, nunca se está completamente exento de encontrar cualquier posible inclemencia –niebla o lluvia, por ejemplo-, o con algún agente externo que reduzca la visibilidad –el humo de un incendio, por ejemplo-. 

Para comprobar la existencia de posibles averías se debe encender todas las luces del vehículo -también la marcha atrás y los antinieblas traseros- y comprobar si todas funcionan correctamente. Al hacer una parada en el camino, es aconsejable chequear la limpieza de los grupos ópticos principales, ya que pueden haberse ensuciado con insectos. 

3- Frenos 

Discos de freno averías

Al tratarse de los encargados de detener la masa del vehículo cuando es necesario, resultan claves en la seguridad. Especialmente en verano y bajo altas temperaturas, son también de los componentes del vehículo que más estrés acumulan, lo que puede propiciar averías importantes. 

Antes de proceder a un viaje largo, se puede revisar el estado de desgaste de los discos de freno pasando el dedo por el borde exterior –siempre con el disco frío para evitar lesiones y quemaduras de importancia-. Si al hacerlo se percibe la existencia de una rebaba, significa que ha alcanzado cierto grado de desgaste, por lo que es posible que sea necesario sustituirlo. De la misma forma, si durante la conducción se nota que el pedal se hunde demasiado, que los frenos chirrían o que suena un sonido metálico, es importante acudir al taller lo antes posible. 

4- Batería y sistema eléctrico 

Estado batería

La batería causa cerca del 85% de las averías que se producen en el vehículo con altas temperaturas. Pero incluso en invierno, es uno de los elementos más delicados, ya que de él depende el arranque y la alimentación de los accesorios. 

A la hora de comprobar la integridad de la batería, se debe revisar que sus bornes no presentan sulfatación -una especie de polvo blanco que se acumula en su superficie- y que no tiene ningún tipo de fugas. Es importante recordar que el líquido que contiene la batería es muy corrosivo, por lo que todas estas operaciones siempre deben hacerse con la protección suficiente.  

En cuanto a su estado interno y carga, la opción más sencilla y segura consiste en adquirir un voltímetro y comprobar si el voltaje que devuelve es el correcto: debe estar en torno a los 12 V con el motor apagado, y en unos 13,5V si está en marcha, lo que indicará que el alternador funciona correctamente. 

5- Aceite 

Es el fluido que se encarga de evitar que las piezas metálicas que componen el motor rocen entre ellas, además de producir un efecto refrigerante. Sin este aceite, el roce de las piezas provocaría sobrecalentamiento y acabaría produciendo importantes averías que comprometerían la integridad del motor.  

Con el motor frío y el coche nivelado, se debe buscar la varilla que se encuentra en el motor, y comprobar que el nivel está entre el mínimo y el máximo. En caso de estar bajo, basta con rellenar la cantidad que sea necesaria, siempre de la misma marca y características del que se posee. Hay que tener cuidado, también, con no superar la marca del máximo, ya que puede producirse un exceso de presión. 

6- Filtro de aire 

Para que un motor funcione correctamente necesita oxígeno, que entra al motor desde el exterior. Pero este aire debe estar libre de impurezas, de modo que antes de llegar a la cámara de combustión ha de ser filtrado ya que, de no hacerlo, podría causar importantes averías. 

El filtro del aire, que se encarga de retener las posibles partículas de polvo u otros elementos en suspensión, está alojado en el vano motor, dentro de una caja plástica que habitualmente se puede abrir quitando unos tornillos. Si no está demasiado sucio, basta con limpiarlo ligeramente con una aspiradora para retirar restos de hojas o polvo. Pero si el elemento filtrante está tiznado de color negro, es importante desecharlo lo antes posible y poner uno nuevo. 

7- Refrigerante 

Refrigerante averías

Para mantener la temperatura de servicio ideal, el motor necesita refrigeración líquida, ya que el aire no es capaz de lograr el mismo efecto por sí solo. Por ello, cuenta con un circuito cerrado por el que circula un líquido especial con efecto refrigerante y anticongelante, que se encarga de que no se produzca un sobrecalentamiento. 

La mayoría de los coches cuentan con un vaso de expansión de color traslúcido que permite observar el nivel de refrigerante. Con el motor frío, su nivel debe estar entre el mínimo y el máximo. Además, si ha perdido su color original –normalmente verde, rosado o amarillo- y ha adquirido un tono marrón, es señal de que este líquido ha perdido sus propiedades y debe ser sustituido cuanto antes. Es importante recordar que el vaso de expansión nunca se debe abrir con el motor caliente, ya que la presión dentro del circuito es elevada y se podrían sufrir importantes quemaduras. 

Te puede interesar

Los mejores autocines para disfrutar de una película desde el coche

  Los autocines se han convertido en uno de los pasatiempos favoritos de los españoles. …