Inicio / Reportajes / Automóvil / Qué detalles revisar en el coche antes de salir de viaje en verano
Mantenimiento en verano

Qué detalles revisar en el coche antes de salir de viaje en verano

Las vacaciones de verano coinciden con el momento de mayor utilización del vehículo en todo el año. Mantener su salud garantiza no solo una mayor confort en los viajes, sino también un incremento en la seguridad de sus ocupantes. Por eso, revisar en el coche determinados aspectos antes de salir de viaje puede suponer una gran diferencia.

Aceite del motor

Nivel de aceite

Siempre se debe comprobar con el motor frío y el coche en una superficie llana para evitar falsas mediciones. Saber si el nivel es correcto es muy sencillo: solo hay que extraer la varilla de medición y observar si el nivel de aceite que muestra está entre las dos marcas de mínimo y máximo. Si el nivel no es suficiente, se debe rellenar con uno de la misma viscosidad que el que se utilizó en la última revisión o paso por el taller -por ejemplo, 5W30, 0W40, etc-.

Líquido de frenos

Líquido de frenos

Es el líquido encargado de transmitir la fuerza del pedal de freno a los pistones, que a su vez desplazan las pastillas de freno para que opriman el disco y, así, disminuir la velocidad del vehículo o detenerlo en función de lo que el usuario desee. El depósito en el que se almacena suele ser transparente o translúcido, por lo que comprobar su nivel resulta sencillo.

No suele ser frecuente tener que rellenarlo, pero si es necesario, se debe tener en cuenta que hay que utilizar el mismo tipo que el que lleva el coche -DOT4, DOT5, etc-. Hay que tener en cuenta, además, que este líquido hidráulico atrae y absorbe la humedad, por lo que es susceptible de ser cambiado cada dos cambios de pastillas, al mismo tiempo que se sustituyen los discos.

Líquido anticongelante

Líquido anticongelante

Al igual que ocurre en el caso del líquido de frenos, el compartimento en el que se almacena en el vehículo suele ser transparente o translúcido para que el usuario pueda conocer, de un vistazo, el nivel de llenado. Siempre debe estar entre los niveles máximo y mínimo, y, en el caso de que no lo esté, debe ser rellenado de inmediato, ya que un nivel por debajo del recomendado podría aumentar de forma importante la temperatura del motor provocando averías de consideración.

Eso sí, siempre se debe tener en cuenta que este depósito no se debe abrir bajo ningún concepto con el motor caliente, ya que la propia presión que se genera en su interior podría hacer que el líquido se derrame y, al estar a altas temperaturas, puede provocar serias quemaduras.

Líquido limpiaparabrisas

Revisar líquido limpiaparabrisas

Se trata de un líquido especialmente importante para garantizar la visibilidad desde el interior del habitáculo. Por eso, es recomendable utilizar líquidos que, además de los compuestos habituales, incorporen tratamiento hidrofóbico para que, en caso de lluvia, las gotas no se acumulen en el cristal, o algún tratamiento antimosquitos.

Su compartimento suele quedar oculto por el propio motor, por lo que es recomendable añadir líquido antes de comenzar el viaje e intentar que siempre esté lo suficientemente lleno para no sufrir percances indeseados. En ningún caso, eso sí, es aconsejable utilizar agua, ya que su cal podría obstruir el sistema causando averías importantes.

Frenos

Revisar frenos

Además de comprobar el nivel de líquido, es aconsejable dedicar unos minutos a comprobar el desgaste de los discos y de sus pastillas. En el caso de vehículos con llantas de radios, la observación es más sencilla: basta con comprobar que los discos no presentan grietas o un escalón excesivo en el borde. Respecto a las pastillas, deben contar con al menos 4 mm de espesor.

Luces

Revisar luces del vehículo

Es importante asegurarse de que todas las luces -tanto las delanteras como las traseras y los intermitentes- funcionan adecuadamente, y están bien reguladas. Recurrir a la observación directa es lo más sencillo y recomendable, por lo que el control debería hacerse entre dos personas. Si esto no es posible, se puede recurrir a la ayuda de una pared o de la puerta del garaje: en el caso de las luces traseras, pisando el freno o activando los intermitentes se debería poder comprobar si cada bombilla funciona correctamente.

Amortiguadores

Revisar amortiguadores

Es aconsejable hacer las pruebas necesarias en marcha para conocer realmente cuál es su estado. Se debe pasar por un badén a una velocidad aproximada de unos 30 km/h y, si se encuentran en buen estado, deben completar un único juego de compresión y extensión, pero si se percibe más de un rebote o un comportamiento inadecuado, es necesaria su sustitución.

Neumáticos

neumaticos

Se trata de uno de los elementos más importantes en la seguridad del vehículo, al ser el único elemento que siempre permanece en contacto con la carretera. Por eso, debe comprobarse que su banda de rodadura no presenta ningún desgaste irregular o excesivo -siempre debe mantenerse una profundidad en sus surcos de al menos 1,6 mm-. También se debe comprobar que los flancos no presentan abombamientos, grietas o roturas.

Limpiaparabrisas

limpiaparabrisas

Aunque a priori no son un elemento que en verano se utilice en exceso, es importante mantenerlos en buen estado para evitar la acumulación de suciedad e insectos en el parabrisas.

Para comprobar su buen estado solo es necesario activarlos y accionar la expulsión de agua por los eyectores. Si los limpiaparabrisas retiran el agua o la suciedad con eficacia, es decir, sin dejar surcos o escalones, no es necesaria su sustitución.

Rueda de repuesto

rueda de respuesto

Tanto si se trata de una rueda convencional de repuesto como de una rueda de “galleta” o un kit de reparación de pinchazos, comprobar su integridad antes de emprender un viaje es trascendental. En el caso de que el coche cuente con rueda de repuesto o galleta, se debe comprobar siempre que su presión de inflado es la correcta. Si por el contrario, se dispone de un kit antipinchazos, se debe comprobar que el bote de líquido no está caducado, algo que sucede entre los 3 y 5 años desde su fecha de fabricación.

Te puede interesar

Qué es necesario saber sobre los fusibles del coche

Fusibles del coche: Qué es necesario saber

Los fusibles son pequeñas piezas que protegen los sistemas eléctricos del coche. Su función básica …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies