Inicio / Coches / Clásicos / Así es el Renault 12, un clásico mítico
Renault 12

Así es el Renault 12, un clásico mítico

En el mercado automovilístico actual, los coches son cada vez más sofisticados. Pero todavía hay quienes valoran la belleza, la elegancia y la simpleza de los vehículos clásicos. Hoy toca hablar del Renault 12, uno de los modelos más exitosos de la marca francesa.

En un mercado de las cuatro ruedas en el que la sofisticación, la tecnología y la eficiencia son el elemento común en la mayoría de modelos disponibles, la pasión por los vehículos clásicos no para de crecer. Y es que cada vez son más las personas que deciden decantarse por un clásico. Estos coches, lejos de ser la opción más moderna, fiable y competitiva, son una mirada de nostalgia hacia tiempos pasados.

Hoy nos centramos en el mítico Renault 12, uno de los vehículos más exitosos de la firma gala y uno de los clásicos más longevos. Conocido internamente como proyecto 117, el Renault 12 vio la luz allá por 1965. Desarrollado para sustituir al Renault 10, este vehículo fue concebido para que pudiera servir de transporte para las familias de la época, por lo que debía tener una gran habitabilidad y espacio interior, así como un motor que superara los 1.000 centímetros cúbicos.

Perfecto para las familias de la época

Renault 12

La adopción de habitabilidad y un motor potente para la época lo convertirían en un coche familiar accesible para todos los públicos. Las especificaciones del proyecto decían literalmente “el vehículo ha de ser económico y no muy sofisticado, con un espacioso interior y un buen arranque, será suficiente con un motor pequeño. Ha de ser fácil de producir para poder ser realizado en todo el mundo. También tiene que ser fiable para la exportación, aunque lo suficientemente cómodo para satisfacer el mercado francés. Se deberá poder utilizar como base para múltiples combinaciones”.

El motor era el mismo en su práctica totalidad que el de los anteriores modelos, R8 y R10, cuya potencia no superaba los 50 CV. De hecho, cualquier modelo anterior del Renault 10 puede ser perfectamente acoplado en el posterior Renault 12. La mayor característica positiva del Renault 12 es su peso. A pesar de ser un tres volúmenes pensado especialmente para la familia, sus creadores consiguieron que en ningún caso sobrepasara los 1.000 kilos. En muchos casos, algunos modelos apenas llegaban a 930 kilos. Otros coches de la época, como el Peugeot 504 pesaban hasta 200 kilos más en muchas ocasiones.

Te puede interesar

Citroën Berlingo Multispace

Así es el Citroën Berlingo Multispace 2018

Citroën ha presentado la tercera generación de uno de sus vehículos comerciales con más éxito, …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies