Inicio / Noticias / PSA presenta en Vigo su proyecto Autopilot de conducción autónoma
PSA presenta en Vigo su proyecto Autopilot de conducción autónoma

PSA presenta en Vigo su proyecto Autopilot de conducción autónoma

El Grupo PSA, junto con el CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia), ha presentado en la ciudad gallega de Vigo el proyecto Autopilot, que explora el papel de las nuevas tecnologías de comunicación en la conducción autónoma.

En este proyecto, se ha utilizado un Citroën C4 SpaceTourer capaz de aparcar por sí solo en un parking, de detenerse cuando se le indica que existe un semáforo en fase rojo o que un peatón está cruzando por un paso de cebra.

Vigo es, en la actualidad, una de las cinco ciudades europeas -junto con Tampere (Finlandia), Versalles (Francia), Livorno (Italia) y Brainport (Holanda)– en la que se están poniendo a prueba el proyecto Autopilot para conocer cómo puede aplicarse el Internet de las cosas en el desarrollo de los coches conectados.

En las pruebas llevadas a cabo en Vigo, un Citroën C4 SpaceTourer fue capaz de aparcar por sí mismo en una plaza de aparcamiento ubicada en el parking de la Praza do Rei, después de que el propio establecimiento comunicase la disponibilidad de una plaza vacía. La propia infraestructura del parking había enviado al coche un mapa detallado de la misma, por lo que el sistema de conducción autónoma conocía a la perfección la ubicación de la plaza que se le había asignado.

El vehículo utilizado contaba con radares de proximidad en sus cuatro esquinas, una cámara por encima de la matrícula delantera y dos sistemas Lidar en el texto y en el frontal. De acuerdo con Francisco Sánchez, responsable de la división de electrónica del CTAG, “estos sensores Lidar pueden determinar y dibujar, en tiempo real, los objetos estáticos como aquellos que se mueven, así como su distancia y su velocidad relativa”.

Además de esta maniobra de aparcamiento, el C4 SpaceTourer utilizado en esta prueba fue capaz de circular por sí mismo en un circuito acotado al tráfico abierto, y detenerse automáticamente y reanudar posteriormente su marcha a instancias de un semáforo y de una cámara. El primero le indicaba que se iba a poner en rojo con suficiente antelación como para poder detenerse con seguridad, mientras que la segunda le transmitía en qué momento un peatón estaba cruzando en un paso de cebra cercano al vehículo -que no lo podía detectar por sí solo ya que se encontraba tras un giro cerrado-.

Te puede interesar

Desciende la producción de coches en España

Desciende la producción de coches en España

Las fábricas de producción de vehículos en España continúan descendiendo su producción, marcando ocho meses …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies