Inicio / Reportajes / Automóvil / ¿Cuánto cuesta y cómo se produce el hidrógeno para automoción?
¿Cuánto cuesta y cómo se produce el hidrógeno para automoción?

¿Cuánto cuesta y cómo se produce el hidrógeno para automoción?

El hidrógeno como combustible para automoción ya es una realidad, aunque aún esté dando sus primeros pasos. Lo cierto es que para que pueda alcanzar una relevancia lo suficientemente importante en el mercado aún es necesario que el coste de su producción se reduzca. ¿Cómo se produce y cuánto cuesta todo el proceso?

Es importante recordar que el hidrógeno no existe en estado puro en la naturaleza, por lo que es necesario producirlo a partir de otros compuestos y utilizar para ello distintos procedimientos. En la actualidad existen multitud de procesos químicos para generar hidrógeno, y algunos, como por ejemplo el “methane cracking” o el “methane splitting”  posibilitan la producción de hidrógeno a partir de gas natural sin que se produzcan emisiones adicionales de CO2. Pero, a nivel industrial, solo se utilizan dos técnicas: el reformado y la electrólisis.

Reformado frente a electrólisis

Fabricación de hidrógeno

El reformado es el método más habitual. Consiste en reaccionar un hidrocarburo, normalmente gas natural, aunque también es posible hacerlo con carbón, con vapor de agua a alta presión y temperatura. Sin embargo, este método no es completamente limpio, ya que se producen cerca de 10 kg de CO2 por cada kg de hidrógeno producido.

Así, en el caso del Hyundai Nexo, el vehículo pionero en utilizar la pila de hidrógeno en el mercado, las emisiones de dióxido de carbono que se producirían estarían cerca de 100 gr/km. Su ventaja, sin embargo, es que es un sistema barato, ya que el coste de un kg de hidrógeno producido estaría cercano al euro, y sería posible “capturar” las emisiones de CO2 antes de emitirlas a la atmósfera.

La electrólisis, por el contrario, consiste en descomponer agua utilizando una corriente eléctrica. Es un método muy minoritario, ya que solo el 1% del hidrógeno mundial se produce de esta forma. Eso sí, debido a su extremada pureza, se emplea en procesos como la fabricación de semiconductores.

Se trata de un proceso limpio, que genera 8 kg de oxígeno por cada kg de hidrógeno producido, aunque requiere mucha energía. Eso sí, si la fuente energética utilizada es limpia -por ejemplo, fotovoltaica o eólica-, las emisiones de CO2 se reducen prácticamente a cero.

El precio de la producción, clave

Producción de hidrógeno

Sin duda, una de las principales claves para que el hidrógeno pueda tener una aceptación masiva por parte de la sociedad pasaría por conseguir una producción a un precio lo bastante atractivo, es decir, lo bastante bajo como para mejorar el precio de coste de la gasolina, del diésel e incluso, del gas natural. Y eso partiendo de la base de que el kilo de hidrógeno se vende, en la actualidad, a unos 12 euros.

Al mismo tiempo, la producción de esta fuente energética necesitaría llevarse a cabo reduciendo al mínimo las emisiones de CO2, ya que durante el reformado, el proceso de fabricación más habitual, las emisiones contaminantes serían realmente parecidas a las que se producirían con combustibles fósiles.

Por último, para esa generalización de la tecnología sería necesario también recortar el coste de las pilas de combustible en las que se almacena el hidrógeno y en las que se produce la reacción química que libera energía. Así se debería poder ofrecer un coste por kilómetro que fuese comparable con el de los coches convencionales.

Todo hace pensar que España podría ser un país puntero en lo que a producción de hidrógeno a bajo coste se refiere, utilizando para ello electricidad a bajo precio procedente en parte de excedentes de generación y obtenida de fuentes renovables. Así, la Agencia Internacional de la Energía estima que, en el caso español, el precio podría situarse en torno a 2,5 euros por kg producido. A ello habría que sumar el precio de la electricidad empleada en todo el proceso -en torno a 55 €/MWh-, por lo que el kg de hidrógeno se situaría en 5,5 €/kg, aunque sería necesario también sumar determinada cantidad en concepto de distribución y suministro.

Dónde repostar hidrógeno en España

Dónde repostar hidrógeno

Una vez analizado el precio de coste del hidrógeno, cabe plantearse dónde poder hacerlo. Y, en este sentido, el mercado español parece bastante retrasado. Frente a países como Japón -100 hidrogeneras-, Alemania -69- o EE.UU. -63-, en nuestro país solo es posible encontrar un único surtidor de hidrógeno operativo. Situado en Ciudad Real, funciona a 350 bares de presión -la mitad de los 700 bares necesarios para repostar por completo un coche-.

Sin embargo, Enagás, Urbaser y Toyota ya planean instalar un segundo punto de repostaje de hidrógeno en la zona norte de Madrid. Alcanzará los 700 bares necesarios, pero solo tendrá una capacidad de repostaje diaria de 10 kg, por lo que apenas podrá repostar dos coches al día. Todo ello sin perder de vista que el consumo medio de este tipo de vehículos se sitúa en 0,9 kg de hidrógeno por cada 100 km recorridos.

Te puede interesar

Cómo mantener "en forma" el sistema eléctrico del coche

Cómo mantener «en forma» el sistema eléctrico del coche

El secreto para alargar definitivamente la vida del vehículo es mantener cada uno de sus …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies