Inicio / Curiosidades / Sabias que / ¿Cuál fue el primer vehículo todoterreno de la historia?
El Dernburg-Wagen, primer todoterreno de la historia

¿Cuál fue el primer vehículo todoterreno de la historia?

El segmento de los vehículos todoterreno vive en la actualidad una auténtica edad de oro por la proliferación de nuevos modelos y el nivel de sofisticación que están alcanzando. Pero el origen de estos automóviles no es tan reciente como pudiera parecer. ¿Cuándo apareció el primer todoterreno de la historia?

En los primeros años del siglo XX, la Oficina Colonial de Alemania se dio cuenta de que necesitaba un vehículo con el que poder moverse con soltura por los agrestes caminos de sus colonias en África. Por ello, solicitó directamente a Paul Daimler, hijo de Gottlieb Daimler –fundador de la compañía Daimler-Motoren-Gesellschaft que, junto con Wilhelm Maybach, inventó el motor diésel- que crease un vehículo que diese respuesta a esa finalidad.

Así nacía, en 1907, el Daimler Dernburg-Wagen, un vehículo que llegaba a tener 32 cm de altura libre al suelo, y que era propulsado por un motor de cuatro cilindros y 6,9 litros de potencia. Este motor era un auténtico adelanto de la técnica, capaz de desarrollar la increíble potencia, entonces, de 35 CV, y de alcanzar hasta 40 km/h.

Se trataba de un automóvil con unas medidas gigantescas: medía prácticamente 5 metros de largo, con una distancia entre ejes de 4 metros. A pesar de su peso, 3,6 toneladas, el Dernburg-Wagen era capaz de superar sin apenas esfuerzos, pendientes de hasta el 25%. En él cabían seis personas: dos delante y cuatro detrás, que necesitaban unos estribos para subir al habitáculo.

Además de ser el primer vehículo todoterreno, este auténtico prodigio de la tecnología de la época también ha pasado a la historia por ser el primero en contar con tracción a las cuatro ruedas. Y el sistema era también novedoso: de la caja de cambios con cuatro relaciones e incluso marcha atrás, que estaba ubicada en el centro del vehículo, salían dos árboles de transmisión, uno para cada eje. Pero como era realmente complicado moverlo por su escaso radio de giro, decidieron que el eje posterior también fuera directriz.

El Dernburg-Wagen contaba con ingeniosos sistemas para poder enfrentarse con garantías a terrenos muy complicados. Por ejemplo, este modelo contaba con ruedas de goma con cámara para poder regular su presión en función de las necesidades. Para proteger la válvula de la arena o de la suciedad, Daimler decidió colocarla dentro de unos tapacubos metálicos que también servían para proteger el sistema de frenos de tambor. Además, incorporaba un sistema de refrigeración con una capacidad de 140 litros, con dos radiadores y dos depósitos, capaces de mantener el motor a la temperatura adecuada si se circulaba a más de 9 km/h durante una hora.

La historia de este modelo se perdió al comenzar la Primera Guerra Mundial, aunque se sabe que un coronel del ejército alemán decidió emprender una transformación en su vehículo para ahorrar tiempo y dinero en su reparación convirtiéndolo a tracción trasera.

Te puede interesar

Primer coche en circular en Madrid

¿Cuál fue el primer coche que circuló por Madrid?

Hoy en día, el automóvil forma parte del imaginario de las grandes ciudades como algo …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies