Inicio / Reportajes / Automóvil / Así era el Peugeot VLV, un coche eléctrico con más de 80 años
Así era el Peugeot VLV, un coche eléctrico con más de 80 años

Así era el Peugeot VLV, un coche eléctrico con más de 80 años

Aunque pueda parecer lo contrario, el coche eléctrico no es un invento moderno. En el caso de Peugeot, su primer acercamiento a este tipo de vehículos data de hace más de 80 años, con un modelo, el VLV, que pasó a la historia.

Peugeot se encuentra inmersa en un importante paso adelante en lo que a electrificación de su gama se refiere. Los nuevos e-208 y e-2008 deben servir para que la marca francesa se asiente en ese segmento. Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer, su primera apuesta por este tipo de vehículos tiene 80 años.

En 1941, Peugeot presentaba un novedoso automóvil, bajo la denominación VLV, que estaba desarrollado a partir del Peugeot 201. Un vehículo pequeño, descapotable, con capacidad para dos pasajeros y un aspecto radical y, al menos, bastante distinto de lo que se estilaba por aquel entonces.

Peugeot VLV

Este modelo estaba ideado, sobre todo, para hacer trayectos cortos, como ir a recoger el correo o acudir a una cita médica, porque su autonomía no superaba en ningún caso los 80 km. En un momento en el que los efectos de la Segunda Guerra Mundial se trasladaban a una escasez importante en lo que a combustible se refería, este modelo tenía mucho sentido como forma de garantizar unos desplazamientos mínimos a los ciudadanos.

Tecnológicamente, el VLV contaba con todos los posibles avances de la época. Contaba con cuatro baterías de 12V, que eran capaces de surtir la energía necesaria a un motor de 3,3 CV, y que se podían cargar en un enchufe convencional. Además de las limitaciones de su autonomía, este modelo no podía superar los 36 km/h. Y todo ello también gracias a su construcción, completamente en aluminio, que permitía un peso total de 365 kg.

Peugeot VLV

Aunque Peugeot se enfrentaba a una importante escasez en lo que a materiales de fabricación se refería, lo cierto es que se lograron fabricar 377 unidades de este modelo. Una producción llena de inconvenientes, que finalizó dos años después de su puesta a la venta, cuando el régimen de Vichy decidió concluir con una breve historia de superación tecnológica. Como curiosidad, en todas las unidades fabricadas, el león del emblema de Peugeot dio el relevo a un rayo, que demostraba su compromiso con la electricidad y con el dinamismo.

Aunque este modelo abrió la puerta a la electrificación, habría que esperar hasta los años 70, en plena crisis del petróleo para recuperar todos los estudios que se pusieron en marcha gracias al VLV. Entonces, los modelos elegidos fueron el 104 y el 205, aunque no fue hasta el año 1995 cuando se puso a la venta el siguiente modelo, el 106 eléctrico, cuya vida comercial llegó hasta el año 2001. Más adelante llegarían el iOn, plenamente urbano, o el Peugeot Partner Electric en el plano del vehículo comercial.

Te puede interesar

Las zonas de acampada más recomendables para salir con autocaravana

Las zonas de acampada más recomendables para salir con autocaravana

Una autocaravana provoca en sus usuarios una gran sensación de libertad. La posibilidad de salir …