Inicio / Reportajes / Automóvil / Mitos y verdades sobre el coche eléctrico
Mitos y verdades sobre el coche eléctrico

Mitos y verdades sobre el coche eléctrico

Casi una quinta parte de los usuarios que, actualmente, conducen un vehículo con motor de combustión se muestran contrarios al uso del coche eléctrico al estar preocupados sobre cómo se comportará dicho automóvil en condiciones climáticas adversas, como una tormenta eléctrica, según un estudio presentado por Hyundai.

Este estudio, llevado a cabo con OnePoll en toda Europa, revela datos muy interesantes acerca de la percepción de los conductores europeos sobre el coche eléctrico. Así, de los 2.000 conductores que se han entrevistado para la realización de este estudio, un 56% opina que sus respectivos gobiernos actúan correctamente al alentar a los ciudadanos a elegir vehículos con combustibles alternativos antes de 2040.

Sin embargo, este estudio también revela que el 46% de los usuarios continúan mencionando la ansiedad por baja autonomía como una de las principales preocupaciones a la hora de elegir un coche eléctrico.

Además, un 22% de los actuales usuarios de coches con gasolina o diésel señalan que no se sentirían seguros cargando un coche eléctrico, y que el 29% de los usuarios londinenses se mostrarían preocupados a la hora de conducir un coche eléctrico con rayos y con lluvia. En este sentido, Sylvie Childs, responsable senior de producto de Hyundai Motor UK, recuerda que “a todos nos han dicho que no mezclemos la electricidad con el agua, pero cuando se trata de vehículos eléctricos, no hay absolutamente ningún riesgo adicional de conducir en una tormenta eléctrica: son tan seguros como un automóvil de gasolina o diésel”.

Este estudio señala también las diez mayores preocupaciones o mitos que rodean al coche eléctrico:

Escasez de puntos de carga

Escasez de puntos de carga

Frente a esta cuestión, la web especializada en localización de puntos de carga Electromaps señala que ya existen en España 5.159 ubicaciones públicas (a fecha 17/12) en las que llevar a cabo la carga de las baterías del coche eléctrico. A estos puntos habría que sumar los ubicados en oficinas, garajes comunitarios y domicilios privados, por lo que ya no resulta tan complicado encontrar estas instalaciones como lo era hace unos años.

Ansiedad de autonomía

Una de las principales cuestiones que se señalan como preocupación por parte de los usuarios es encontrar que su coche eléctrico no tiene autonomía suficiente para su uso diario. Frente a esta afirmación, el Instituto Nacional de Estadística recuerda que en España, la media de distancia que circula cada conductor en nuestro país es de 34,41 km. Un vehículo eléctrico convencional ya es capaz de alcanzar autonomías de entre 160 y 340 km, con lo que debería ser más que suficiente para llevar a cabo los trayectos habituales durante más de un día entre recargas.

El coche eléctrico es demasiado caro

El coche eléctrico no es caro

Cada vez son más las marcas que buscan democratizar el coche eléctrico disminuyendo notablemente los precios de sus productos. A esto hay que añadir también la existencia de planes de ayuda a la adquisición de coches eléctricos, tanto de las comunidades autónomas como el propio Gobierno, que rebajan el precio final de estos modelos. Además, hay que señalar que el precio del mantenimiento de los vehículos eléctricos es muy inferior al de los vehículos tradicionales por la menor presencia de piezas móviles que fallan y que necesitan ser reemplazadas, por lo que la inversión final en el coche eléctrico puede no ser muy diferente del de los automóviles con motores de combustión.

Los coches eléctricos son más lentos que los de combustión

Aunque habitualmente conducir un coche eléctrico a velocidades moderadas contribuye a aumentar su autonomía, técnicamente un vehículo con esta tecnología podría circular a altas velocidades sin problema. Solo algunos modelos limitan su velocidad máxima para maximizar su autonomía -por ejemplo, el Mini Cooper SE eléctrico, a 135 km/h-. Además, los coches eléctricos entregan su par máximo de forma instantánea, por lo que su aceleración de 0 a 100 km/h suele ser más rápida que en el caso de sus equivalentes de gasolina o diésel.

Los coches eléctricos son peligrosos bajo la lluvia o en túneles de lavado

Coches eléctricos peligrosos en agua

Este es, probablemente, uno de los falsos mitos más extendidos. Y lo cierto es que no tiene base alguna: en el desarrollo de las baterías y del tren de potencia de los coches eléctricos se ha extremado la seguridad y el aislamiento para evitar cualquier riesgo. Tanto bajo la lluvia como en ambientes húmedos, o bajo corrientes de agua directas en túneles o estaciones de lavado, los coches eléctricos son completamente seguros.

Las baterías de los coches eléctricos no se pueden reciclar

Las baterías de este tipo de coches se pueden reciclar de la misma forma que las que incorporan los coches de gasolina o diésel. Es más, muchas marcas dedican las baterías desechadas de sus coches eléctricos a una segunda vida, como el almacenamiento de la energía solar o eólica o como reserva energética en caso de catástrofes naturales, además de para reutilizar sus elementos más valiosos para la fabricación de nuevas unidades.

Los coches eléctricos no son seguros

Los coches eléctricos no son seguros

Antes de que un coche eléctrico se ponga a la venta, necesita someterse a las mismas pruebas de homologación que los impulsados por gasolina o diésel. En estos procesos se someten a pruebas de impacto frontal y lateral o integridad de las baterías en caso de accidente, por ejemplo. Además, los equipos de bomberos reciben formación específica para poder actuar con seguridad y sin cometer ningún riesgo en la atención temprana en caso de accidente. Por todo ello, se puede afirmar que los coches eléctricos son al menos tan seguros como los coches con motor de combustión.

Aún no hay opciones suficientes en el mercado

En los últimos años, todas las marcas han anunciado su intención de aumentar la presencia de modelos electrificados (eléctricos, híbridos e híbridos enchufables) como paso previo a la electrificación total de sus gamas. Por este motivo, cada vez resulta más complicado no encontrar modelos eléctricos con características distintas en la oferta comercial de todas las marcas.

Los coches eléctricos son más aburridos que los convencionales

El coche eléctrico es más aburrido

Que marcas como Porsche, Audi o BMW, por ejemplo, ya cuenten en su oferta con deportivos eléctricos rebate este mito por sí solo. Las sensaciones al conducir estos vehículos no es especialmente distinta, aunque mucho más silenciosa, ya que el único sonido que se percibe es la rumorosidad de la propia rodadura. Su aceleración en parado, eso sí, es superior a la de los vehículos tradicionales.

Los coches eléctricos tienen menos cobertura en caso de avería

Todas las aseguradoras ya han adaptado su oferta comercial a la presencia, cada vez más numerosa, de coches eléctricos en el parque automovilístico español. De la misma forma, tanto los servicios técnicos oficiales como los talleres de mecánica rápida ya cuentan con especialistas en diagnóstico y reparación de este tipo de vehículos, por lo que la cobertura que obtienen los coches eléctricos ya no difiere de la que pueden necesitar los coches con motor de combustión.

Te puede interesar

SEAT cumple 70 años. Así han evolucionado sus coches urbanos

SEAT cumple 70 años. Así han evolucionado sus coches urbanos

Gran parte de la automoción española sería inconcebible sin la existencia de SEAT. La marca …