Inicio / Reportajes / Automóvil / ¿Son verdad los mitos sobre el repostaje?

¿Son verdad los mitos sobre el repostaje?

El repostaje de nuestro coche es una de las acciones más cotidianas y, al menos a priori, más sencillas, pero sorprendentemente, aún parece esconder dudas y mitos de todo tipo.

¿Merece la pena repostar más temprano?

Repostaje temprano

Siempre se ha pensado que, al repostar más temprano, el combustible está más frío y esto supone una mayor masa de combustible. Pero la realidad es que, para que la variación de temperatura sea realmente perceptible, debería existir una diferencia de aproximadamente 20 grados, lo que produciría una variación de volumen del 2,6% en la gasolina y del 1,7% en el diésel.

Es importante recordar que los tanques en los que se almacena el combustible en las estaciones de servicio son tan grandes que la temperatura permanece estable durante todo el día, con lo que una posible fluctuación es prácticamente imposible.

La espuma que se produce al repostar, ¿se paga?

La espuma que se observa en el repostaje, especialmente en el caso del diésel, se produce cuando el combustible se mezcla con aire en el boquerel y en la toma de combustible. Por ello, cuando el combustible pasa por el medidor volumétrico del surtidor es completamente líquido, sin ningún tipo de espuma, por lo que solo se abona el importe del carburante medido sin aire y sin burbujas.

¿Son tóxicos los vapores que emanan los combustibles?

Vapores en el repostaje

La respuesta es un rotundo sí, aunque es prácticamente imposible que se puedan llegar a inhalar en el repostaje. Todas las estaciones de servicio modernas cuentan con un sistema de aspiración de vapores que se pone en marcha en el momento en el que se descuelga la manguera. ¿Cómo es perceptible la entrada en funcionamiento de este sistema? Si al tomar la manguera del surtidor comienza a sonar un fuerte sonido, es síntoma de su activación.

Este sistema anti-vapores es parecido a un aspirador que succiona todos los vapores alrededor de la punta del boquerel y que los manda de nuevo al tanque, por lo que los usuarios siempre permanecen a salvo de ellos.

Si se “escurre” bien la manguera se aprovecha todo el combustible pagado

Es cierto que no dejar que el boquerel gotee es una costumbre a tener en cuenta para evitar que la carrocería del coche se manche y pueda sufrir daños por el combustible derramado, pero ello no afecta a la cantidad de combustible que se sirve en el repostaje.

El boquerel incorpora una válvula anti-retorno que solo permite surtir combustible si tiene la suficiente presión, y que impide a su vez la entrada de aire. El resultado es que la manguera siempre contiene combustible, aunque no salga por el boquerel. Una vez que se alcanza el importe programado, la bomba que da presión al combustible se detiene, por lo que solo se podrá recuperar una cantidad mínima que corresponde al residual en el boquerel.

Las gasolineras “low cost” venden combustible de baja calidad

Mitos del repostaje

Este es uno de los mitos más repetidos, y con menor base real. Todos los combustibles que se comercializan en España proceden de los depósitos que la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) posee en toda España, por lo que la calidad bruta del combustible está garantizada.

Sí es cierto que muchos operadores “low cost” compran directamente sus combustibles a las grandes petroleras, por lo que la diferencia de precio proviene, en ocasiones, simplemente por la ausencia de una gran flota de camiones de distribución, como sí tienen las grandes operadoras.

En algunas ocasiones, la diferencia también puede venir por el paquete de aditivos que añade, ya en la estación de servicio, cada marca. Estos aditivos se añaden para mejorar las características del combustible base, pero la diferencia de rendimiento no debe ser, en ningún caso, tan evidente como para que el usuario lo perciba en su día a día.

Te puede interesar

Citroën Méhari

Así era el Méhari, el peculiar coche playero de Citroën

El Méhari es uno de esos vehículos que llamaron, durante décadas, la atención por su …