Inicio / Noticias / Seguridad Vial / Malos hábitos al volante: ponen en peligro la seguridad y acortan la vida útil del coche

Malos hábitos al volante: ponen en peligro la seguridad y acortan la vida útil del coche

Cuando llevan tiempo conduciendo, los conductores suelen ganar confianza; pero, con el aumento de la seguridad al volante, también comienzan a aparecer algunos hábitos que se convierten en características propias de cada piloto. 

Aunque la mayoría de estas manías son inofensivas, algunas de ellas pueden llegar a representar un riesgo, no solo para la integridad física de quienes van al volante, sino también para el propio vehículo, así como para el resto de los conductores y peatones.

Malos hábitos que ponen en riesgo tu seguridad:

  • Postura incorrecta: no es extraño ver a conductores veteranos con el brazo apoyado a la ventanilla, con una sola mano al volante; sin embargo, se trata de una posición que aumenta el riesgo de accidentes. Estar sentado de manera correcta y cómoda es una de las principales medidas de seguridad a la hora de ponerse al volante.
  • No hacer uso de los retrovisores: con el tiempo, los conductores suelen olvidar los retrovisores y utilizan, en su lugar, un movimiento de cuello que puede ser muy peligroso, pues puede convertirse en una distracción.
  • Exceso de confianza en la carretera: repetir con frecuencia la misma ruta puede convertirse en un riesgo, pues en algunas ocasiones sentimos que conocemos muy bien una carretera y solemos conducir de manera autómata, sin prestar suficiente atención.
  • No mantener la distancia de seguridad con otros coches: acosar al conductor que va delante es uno de los malos hábitos que, con el tiempo, suelen adquirir muchos conductores, una acción que, sin duda, aumenta el riesgo de accidentes.

Malos hábitos que acortan la vida útil del vehículo

  • Colocar una mano en la palanca de cambios: es un gesto habitual, pero dañino para el coche. No importa si es automático o manual, la presión sobre la palanca puede provocar vibraciones y estropear el sistema.
  • Presionar el embrague constantemente: muchos conductores mantienen pisado el embrague en un atasco o en un semáforo; sin embargo, esta acción, hace que se desgaste con mayor rapidez.
  • Confiarse de la reserva de combustible: esperar hasta el último minuto para poner gasolina puede generar daños en la bomba o los inyectores debido a los sedimentos acumulados en el depósito. Lo correcto es repostar antes de que se encienda la luz de la reserva.
  • Pisar constantemente los frenos: para reducir la velocidad no siempre debemos usar los frenos; muchas veces, solo con reducir la marcha es suficiente. Su uso excesivo puede generar un desgaste innecesario y acelerar el cambio de las pastillas de frenos.

No se trata de cambiar tu manera de conducir, solo de minimizar los malos hábitos al volante. Medidas que no solo te ayudarán a mejorar tu seguridad, una conducción eficiente te permitirá también ahorrar dinero. 

Te puede interesar

¡Cuidado con el calor! Tu coche también sufre con las altas temperaturas

Agosto ha comenzado en España con una nueva ola de calor y se espera que …

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies