Inicio / Reportajes / Automóvil / Cómo identificar una avería por el color del humo del escape
Cómo identificar una avería por el color del humo del escape

Cómo identificar una avería por el color del humo del escape

A pesar de que muchas de las averías que pueden suceder en el automóvil se pueden diagnosticar de forma sencilla mediante los distintos testigos que aparecen en el cuadro de mandos, a veces es el propio coche, mediante el color del humo del escape, el que indica que algo no va bien. 

En cualquiera de los casos, independientemente de si aparece un color del humo de escape distinto o si es el cuadro de instrumentos el que muestra alguna alerta, es imprescindible llevar lo antes posible el coche al taller para obtener un diagnóstico profesional y una reparación que, en ocasiones, puede pasar únicamente por una pequeña puesta a punto.

Humo blanco

Humo blanco escape

Es el color más habitual cuando se pone en marcha el coche, aunque solo debería durar unos minutos. Habitualmente se produce por la acumulación de agua en el interior del tubo de escape, que se condensa con el calor que se genera. Sin embargo, si el humo es más denso de lo normal y no desaparece pasados unos minutos, puede existir un problema con el sistema de refrigeración.

En este caso, puede ocurrir que algo de líquido refrigerante se esté mezclando con el combustible en el cilindro. Esto provocaría, también, una mayor presencia de gases. Si esto ocurre, puede haber algún tipo de fuga en la culata del motor, que vendría acompañada de tirones en la conducción o un comportamiento anómalo en el motor.

Humo negro

Humo negro escape

Se produce especialmente cuando se produce una mayor combustión de carburante, ya sea gasolina o diésel, y suele coincidir con obstrucciones en el filtro de aire, en la válvula EGR, que se encarga de la recirculación de gases, o en el sensor del caudalímetro.

En esta ocasión, además del humo negro, uno de los síntomas más evidentes y perceptibles es un importante incremento de consumo en el vehículo.

Humo gris

Humo gris escape

Este es, sin duda, uno de los problemas más complicados de diagnosticar. Por un lado, podría estar debido a algún problema con el turbocompresor del vehículo, que produce una mezcla más pobre de lo debido.

Si esto se produce en un coche de gasolina, es probable que se esté produciendo algún exceso de presencia de combustible en la mezcla, lo que provocaría un humo gris algo más oscuro. Si es más claro, podría ser causado por problemas con alguna de las bujías.

Humos azules

Humo azul escape

Si se observa que el humo producido por la combustión tiene una tonalidad ligeramente azulada, lo más probable es que se esté produciendo una quema indebida de aceite en el interior del motor, probablemente por una entrada en la cámara de combustión. En este caso, este fallo va acompañado de un ligero olor a quemado.

Este problema suele ser más frecuente en vehículos más antiguos, normalmente de más de veinte años. En los coches más modernos, el catalizador recoge prácticamente todos los gases que se generan en situaciones así, por lo que este fallo no sería tan fácilmente perceptible.

Te puede interesar

30 años de historia del Renault Clio

30 años de historia del Renault Clio

Uno de los modelos sobre los que Renault ha cimentado su popularidad a lo largo …