Inicio / Coches / Los hábitos de conducción que pueden provocar averías en tu coche
Cambio averías coche

Los hábitos de conducción que pueden provocar averías en tu coche

Hasta el coche más fiable, puede sufrir averías debido a un conductor descuidado. Y es que, aunque no lo creas, existen ciertas rutinas al volante que, tarde o temprano, afectarán a la fiabilidad de tu coche. Te contamos cuáles son.

La duración de muchos de los componentes más caros de un automóvil, como el motor, la caja de cambios o el turbo, está íntimamente relacionada con los hábitos de conducción. De hecho, estos elementos pueden alargar su vida hasta un 50% dependiendo de su conductor.

Así las cosas, para ayudarte a evitar averías en tu coche, hemos elaborado este reportaje con las rutinas que tienes que evitar al volante. La buena noticia es que son tan sencillas que cualquiera puede ponerlas en práctica con éxito.

Respeta los intervalos de mantenimiento

Es sin duda, la regla número 1 para evitar averías. Nunca retrases el mantenimiento, ni por kilometraje ni por plazos, y utiliza siempre los lubricantes recomendados por el fabricante. Si no cumples con esto, los problemas están asegurados.

Nunca aceleres a fondo con el motor frío

El arranque es uno de los momentos en los que más sufre el motor de un automóvil. Por eso, no está de más esperar un par de minutos al ralentí antes de emprender la marca y no acelerar a fondo hasta que el motor alcance la temperatura de servicio, que será de unos 90º. Así, evitarás el desgaste prematuro del motor.

No apagues el coche de golpe tras un largo viaje

Si tu coche tiene turbo y has circulado por carretera a un régimen elevado durante mucho tiempo, deberías dejarlo al ralentí unos minutos antes de apagarlo. ¿La razón? Los turbos pueden alcanzar temperaturas de hasta 700 grados y apagar el coche sin dejar que se enfríe, puede provocar que el aceite que hay en su interior se carbonice… provocando daños en los elementos internos del turbo.

Conducir con la mano en el cambio provoca averías

Si lo haces, estás sometiendo a un esfuerzo continuo a todos los componentes de la caja de cambios, que terminan por desgastarse y sufrir holguras que dificultarán la inserción de las marchas.

Llevar el pie en el embrague es un error

Apoyar el pie en el embrague ligeramente mientras el coche está en movimiento, provoca una ligera fricción en todos sus elementos, que acorta su vida drásticamente. Por lo general, el embrague solo debe utilizarse para cambiar de marcha y el resto del tiempo, el pie izquierdo debe estar apoyado en el reposapiés.

Te puede interesar

Volkswagen Taigo Navarra

Arranca la fabricación del Volkswagen Taigo en Navarra

El Volkswagen Taigo es el SUV más novedoso de la firma alemana y probablemente se …